Dos poetas en Nueva York.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Dos poetas en Nueva York.

Por Diego Pérez Ordóñez.

Edición 455 – abril 2020.

Nueva York, ruidosa, frenética, resplandeciente, casi siempre deslumbra por su verticalidad. Buena parte de los detalles que le han dado carácter y gravedad están vista arriba: atractivas escaleras en la fachada de los edificios, terrazas, techos, ventanales, aparte de los ya berreados rascacielos y edificios insignia. Nueva York es horizontes y miradas.

Flanqueada por dos grandes cuerpos de agua, el East River y el Hudson, la ciudad (mejor dicho, Manhattan) parece encerrar las contradicciones y las luminosidades del mundo entero: una diversidad cultural que contiene, entre otros, italianos, irlandeses, jamaiquinos, haitianos, rusos, hindúes y la gama completa de inmigrantes hispanos, con la resultante variedad y riqueza gastronómica e idiomática que se podría esperar. La pobreza más punzante —mendigos que viven en los portales de los bancos más rentables, veteranos de guerra que piden limosna para sus perros, desplazados por los conflictos— convive con la industria de la moda de alta gama, incluyendo un enjambre de modelos, fotógrafos, agentes y editores. Del mismo modo, el arte callejero del grafiti se codea, sin complejos, con los grandes museos, como el Whitney, de arquitectura angulosa y transparente, incrustado entre Chelsea y Greenwich Village, y con el más tradicional Metropolitan Museum of Art (MET), en su pesado y abarrotado edificio victoriano que adorna Central Park. Eso, para no abundar en la pléyade de galerías, talleres, librerías, cafés y bares, regados en la espesura de cemento, vidrio, acero, semáforos y estaciones de metro, siempre en efervescencia. Nueva York ofrece posibilidades a todas las manifestaciones, a todos los ángulos, a todas las miradas.

Puedes leer este contenido gratuito iniciando sesión o creando una cuenta por única vez. Por favor, inicia sesión o crea una cuenta para seguir leyendo.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

En este mes

Día mundial del rock

Fotografía Bob Geldof: Shutterstock Edición 458-Julio 2020 La hambruna en África movilizó conciencias al ritmo de las mejores bandas e intérpretes del rock y el

Columnistas

El espejo

Por Anamaría Correa Crespo Ilustración: María José Mesías Edición 458-Julio 2020 Horas larguísimas de lectura durante la pandemia, tratando de darle a la época aciaga

Columnistas

¿Con qué reemplazamos las sonrisas

Por María Fernanda Ampuero Edición 458-Julio 2020 Ilustración: Mauricio Maggiorini Soy una persona sonriente. A veces quisiera no serlo tanto, yo qué sé, verme seria

En este mes

Hasta que llegó lo peor…

Por Jorge Ortiz Edición 458 – julio 2020. La noticia, en un tono cauto y mode­rado, sin toques apocalípticos, había sido publicada en varios diarios,

Columnistas

Nueve reinas o la cueva de los ladrones

Por Gonzalo Maldonado Albán Fotografía: Shutterstock Edición 458-Julio 2020 Tiene las hechuras de una película light: un villano bueno, un héroe bisoño y una mujer

En este mes

Afuera

Por Paulina Simon Torres Edición 458 – Julio 2020. Fotografía: Shutterstock Hay cosas que no se pueden contar, hay que narrarlas y reconstruirlas para poder

También te puede interesar

María Fernanda Ampuero

Salir del agujero

Para Marcelo Chiriboga   Por María Fernanda Ampuero Leo en el blog del escritor José Ovejero, Premio Alfaguara 2013, que él de literatura ecuatoriana no

Anamaría Correa Crespo

Escamorfosis.

Por Anamaría Correa Crespo. @anamacorrea75 Ilustración: María José Mesías. Edición 452 – enero 2020. Hace cinco años mi hija, que en ese entonces tenía entre

María Fernanda Ampuero

Io sono l’amore

(Yo soy el amor) Por María Fernanda Ampuero Mi amor: Te escribo para pedirte perdón. Tú estabas ahí, siempre ahí, pero yo no te veía.

María Fernanda Ampuero

Fortalezas

Por María Fernanda Ampuero Yo tenía quince años, la edad de amar, y me enamoré de ella. ¿De qué otra manera, con qué otra palabra,

Columnistas

El fin del mundo.

Por Milagros Aguirre. Ilustración: ADN Montalvo. E. Edición 454 – marzo 2020. Entre los incendios en Australia, la desaparición del ornitorrinco y el peligro de

Ana Cristina Franco

El primer día de clases.

Por Ana Cristina Franco. Ilustración: Luis Eduardo Toapanta. Edición 449 – octubre 2019. Tenía tres años y las guarderías me causaban una mezcla de terror