Dolor y gloria o no hay gloria sin dolor.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Dolor y gloria o no hay gloria sin dolor.

Por Gonzalo Maldonado Albán.

Edición 450 – noviembre 2019.

Firma---Gonzalo

El filme empieza con un gráfico computarizado que explica los síntomas del doliente: migrañas, zumbidos en el oído y una lesión grave en la columna. El cuadro clínico también incluye ataques de pánico, depresión e insomnio. El enfermo se llama Salvador Mallo, un famoso cineasta español que claramente es el alter ego de Pedro Almodóvar, el director y guionista de Dolor y gloria, la reciente película de este genio del cine contemporáneo.

Su tema central es el dolor moral, que luego es somatizado por el cuerpo. Los personajes de la historia sufren dolor moral porque son “diferentes”: artistas, homosexuales, pobres de solemnidad o simplemente porque son incapaces de encajar en la norma. “Aquí todo es raro”, dice la empleada, una peruana parece, que limpia y cocina en el departamento del protagonista principal.

La imposibilidad de encajar inflige dolor moral en los protagonistas y les produce colapsos. Por ejemplo, cuando Salvador Mallo descubre, de niño, que le gustan los hombres, se desmaya y tiene un ataque de fiebre. Alberto Crespo, un amigo de Salvador —también actor y gay—, lleva una irremediable adicción a la heroína como una losa que apenas puede cargar.

Salvador es toda una colección de achaques que le conducen al quirófano y a una romería permanente de especialista en especialista. El novio de juventud de Salvador es, tal vez, el que la lleva mejor: pudo dejar la heroína y no parece trastornado. ¿Será porque este señor volvió a la “normalidad”, casándose, teniendo una familia y abriendo un negocio?

Eso sí, todos los protagonistas de esta historia son decentes, humildes, entrañablemente humanos, esencialmente buenos. Tal vez el dolor físico y moral traiga esas consecuencias, parece trasuntar la película. Cinematográficamente, esa humanidad conmovedora se consigue con primeros planos de los rostros de los protagonistas que, imagino yo, deben haber sido verdaderos retos para los actores. Antonio Banderas, el actor favorito de Almodóvar, ahora en el papel de Salvador Mallo, pasa con honores aquellas pruebas. Tanto así que se llevó el premio a Mejor Actor en el Festival de Cannes de este año.

También hay diálogos reposados que rezuman dignidad, como ese que Salvador mantiene, en medio de la noche, con su exnovio, Federico, y en donde solo intercambian cortesías, con palabras sencillas, sin gestos grandilocuentes.

A pesar de tanto dolor y sufrimiento, estos  personajes no se han envilecido. Han sabido, como pocos, aferrarse a lo mejor de ellos, a su humanidad. Es ahí donde radica su gloria.

Firma---Gonzalo--2

 

Dirigida por Pedro Almodóvar y protagonizada por Antonio Banderas, Penélope Cruz, Asier Etxeandia y el argentino Leonardo Sbaraglia.

Nominada a la Palma de Oro en el Festival de  Cannes de 2019. Premio Mejor Actor a Antonio Banderas.

El filme fue un éxito de crítica y taquilla. Es considerado uno de los mejores de la vasta obra de este autor.

La ficha es implacable: Drama. Cine dentro del cine. Años sesenta. Homosexualidad. Drogas. Infancia.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

Columnistas

Escamorfosis 2

Por Anamaría Correa Crespo A ver, retrocedan. Vuelvan al martes 31 de diciembre de 2019. Todos ustedes elegantes, afanosos, preparando su cena de fin de

En este mes

No hay un solo camino para aprender

Por Soraya Constante Edición 459 – agosto 2020.Fotografía: Shutterstock Somos muchos los que pensamos lo mismo: nuestros hijos están pasando más tiempo del que deberían

Columnistas

¿Qué pasará mañana cuando te hayas ido?

Por María Fernanda Ampuero El otro día vi un documental que explicaba que la talidomida, ese fármaco alemán espantosamente famoso por causar miles de malformaciones

Ana Cristina Franco

Hermosas extrañas

Por Ana Cristina Franco Su nombre era Hayate. Delgada, de ojos oscuros, piel canela y un arete diminuto en su respingada nariz. Tenía veintidós años,

En este mes

El azar y la necesidad

Por Fernando Tinajero Edición 459 – agosto 2020. Al principio estaban allí cinco personas, no sé si amigos, compañeros, conocidos, o quizá desconocidos que coincidieron

También te puede interesar

Ana Cristina Franco

Hijos y libres.

Por Ana Cristina Franco. Ilustración: Luis Eduardo Toapanta. Edición 443 – abril 2019. Un amigo me cuenta que, después de haber pasado meses bloqueado, entendió

Columnistas

La bolsa o la vida.

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. A punta de palmadas y pitazos, el señor Albuja nos reúne y sin necesidad de pistola nos dispara: el

Columnistas

Las razones del chocolate.

Por Diego Pérez Ordóñez. Ilustración Tito Martínez. Edición 432 – mayo 2018. “Llamamos chocolate a una clase de pas­tel preparado con distintos ingredientes cuya base

Columnistas

Ay, Marie.

Por María Fernanda Ampuero. Ilustración: Maggiorini. 442 – marzo 2019. Si han estado últimamente en este planeta, saben quién es Marie Kondo. Si no han

Columnistas

Gajes del apátrida

  Por Huilo Ruales /// El consulado del Ecuador en París se halla al inicio de la avenida Messine, a pocas cuadras del apartamento donde

Columnistas

Sexo débil.

Por Milagros Aguirre. Ilustración Adn Montalvo E. Hace unos meses las redes sociales se sa­turaron con historias de “primer acoso” y con­movieron hasta las lágrimas