Dolor y gloria o no hay gloria sin dolor.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Dolor y gloria o no hay gloria sin dolor.

Por Gonzalo Maldonado Albán.

Edición 450 – noviembre 2019.

Firma---Gonzalo

El filme empieza con un gráfico computarizado que explica los síntomas del doliente: migrañas, zumbidos en el oído y una lesión grave en la columna. El cuadro clínico también incluye ataques de pánico, depresión e insomnio. El enfermo se llama Salvador Mallo, un famoso cineasta español que claramente es el alter ego de Pedro Almodóvar, el director y guionista de Dolor y gloria, la reciente película de este genio del cine contemporáneo.

Su tema central es el dolor moral, que luego es somatizado por el cuerpo. Los personajes de la historia sufren dolor moral porque son “diferentes”: artistas, homosexuales, pobres de solemnidad o simplemente porque son incapaces de encajar en la norma. “Aquí todo es raro”, dice la empleada, una peruana parece, que limpia y cocina en el departamento del protagonista principal.

La imposibilidad de encajar inflige dolor moral en los protagonistas y les produce colapsos. Por ejemplo, cuando Salvador Mallo descubre, de niño, que le gustan los hombres, se desmaya y tiene un ataque de fiebre. Alberto Crespo, un amigo de Salvador —también actor y gay—, lleva una irremediable adicción a la heroína como una losa que apenas puede cargar.

Salvador es toda una colección de achaques que le conducen al quirófano y a una romería permanente de especialista en especialista. El novio de juventud de Salvador es, tal vez, el que la lleva mejor: pudo dejar la heroína y no parece trastornado. ¿Será porque este señor volvió a la “normalidad”, casándose, teniendo una familia y abriendo un negocio?

Eso sí, todos los protagonistas de esta historia son decentes, humildes, entrañablemente humanos, esencialmente buenos. Tal vez el dolor físico y moral traiga esas consecuencias, parece trasuntar la película. Cinematográficamente, esa humanidad conmovedora se consigue con primeros planos de los rostros de los protagonistas que, imagino yo, deben haber sido verdaderos retos para los actores. Antonio Banderas, el actor favorito de Almodóvar, ahora en el papel de Salvador Mallo, pasa con honores aquellas pruebas. Tanto así que se llevó el premio a Mejor Actor en el Festival de Cannes de este año.

También hay diálogos reposados que rezuman dignidad, como ese que Salvador mantiene, en medio de la noche, con su exnovio, Federico, y en donde solo intercambian cortesías, con palabras sencillas, sin gestos grandilocuentes.

A pesar de tanto dolor y sufrimiento, estos  personajes no se han envilecido. Han sabido, como pocos, aferrarse a lo mejor de ellos, a su humanidad. Es ahí donde radica su gloria.

Firma---Gonzalo--2

 

Dirigida por Pedro Almodóvar y protagonizada por Antonio Banderas, Penélope Cruz, Asier Etxeandia y el argentino Leonardo Sbaraglia.

Nominada a la Palma de Oro en el Festival de  Cannes de 2019. Premio Mejor Actor a Antonio Banderas.

El filme fue un éxito de crítica y taquilla. Es considerado uno de los mejores de la vasta obra de este autor.

La ficha es implacable: Drama. Cine dentro del cine. Años sesenta. Homosexualidad. Drogas. Infancia.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

Columnistas

La última mujer sobre la Tierra

Por María Fernanda Ampuero Ilustración: Mauricio Maggiorini Edición 457-Junio 2020 El pasado Domingo de Ramos mi hermano me envió una foto de mi mamá con

En este mes

Las pasiones de Mahler

Por Fernando Larenas. Edición 457 – junio 2020. Un compositor de dimensiones titánicas, ubicado en la fase tardía del Romanticismo, es lo primero que se

Columnistas

Birus

Por Huilo Ruales Ilustración: Miguel Andrade Edición 457-Junio 2020 Finales de invierno, 2020 Hola, Birus, le digo al abrirle la claraboya por donde accede a

En este mes

Ojo en la hoja

“Los buenos libros se parecen en que son más ciertos que si hubiesen sucedido de verdad y en que, cuando terminas de leerlos, sientes que todo te sucedió y después, que todo te pertenece: lo bueno y lo malo, el éxtasis, el remordimiento y el dolor, la gente y los lugares y cómo estaba el tiempo.”
― Ernest Hemingway

BOCATA Cronos

Henry Miller

Hace cuarenta años murió el irreverente escritor que rechazó el puritanismo, la hipocresía y la falsa moral de la sociedad de su tiempo. Sórdido, desinhibido,

En este mes

Literatura viajera

En los libros cobran vida aventuras, travesías e historias. “La literatura viajera es la más antigua del mundo”, afirma Paul Theroux, el destacado novelista estadounidense

También te puede interesar

Anamaría Correa Crespo

Diario del encierro

Por Anamaría Correa Crespo Ilustración: María José Mesías Edición 456-Mayo 2020 Hoja en blanco. Varias frases escritas, luego borradas. Pensé que escribir este artículo, desde

Ana Cristina Franco

Quiteños en la playa.

Por Ana Cristina Franco. Ilustración: Luis Eduardo Toapanta. Edición 445 – junio 2019. Mi mamá me contaba que en los setenta sus idas a la

Columnistas

Me da la sensación que no robé.

Por Paulina Rodríguez. Edición 428 – enero 2018. Si algún corrupto tiene esa sensación, también al expresar lo que siente está cometiendo dolo, no solo

Columnistas

Érase una vez la burocracia.

Por Huilo Ruales. Ilustración Miguel Andrade. Edición 427 – diciembre 2017. La madre de familia del departamento de Archivo era la Esthercita. Y no solamente

Anamaría Correa Crespo

Un día con crisis existencial.

Por Anamaría Correa Crespo. @anamacorrea75 Ilustración: María José Mesías. Edición 439 – diciembre 2018. Era el día de mi cumpleaños y las dudas existenciales me

Columnistas

Las horas o la (mala) conciencia del tiempo

Gonzalo Maldonado Albán Son pocos los filmes que alcanzan la calidad artística de las obras literarias que los inspiraron. Pienso, por ejemplo, en El padrino,