Skip to main content

La devoción por los objetos

por José Luis Barrera

La casa de muñecas de Ramón Gómez de la Serna

En el número 4 de la calle Velázquez de Madrid existió, en los años veinte, un torreón cuya cima la ocupaba un gabinete tan extraño como el del doctor Caligari. Su ocupante respondía al nombre de Ramón Gómez de la Serna.

Figura impresionista, este hombre enjuto y de mirada socarrona hizo lo posible para que su vida y obra se fusionasen. Así, llenó su estudio, igual que los libros, con espejos, figurinas africanas, manuscritos y maniquíes.

Objetos de devoción.

El coleccionismo de Ramón no era banalidad, sino que respondía a la convicción de que las cosas, igual que la gente, tienen espíritu. Esta premisa la aplicaba a lámparas, pisapapeles y, con mayor razón, a su fetiche favorito: muñecas de tamaño real.

Has llegado al límite de artículos gratis para este mes.
¡Lee sin límites! HAZTE PREMIUM o Iniciar sesión
Imagen de perfil

Acerca de José Luis Barrera

Periodista por formación, cuenta cuentos por vocación. Como todo cronista de Indias (millennial en este caso), sus relatos son el resultado de viajes a través de la geografía, pero también a través de los libros.
SUS ARTÍCULOS