Del hombre verde.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Del hombre verde.

Por Anamaría Correa Crespo.

@anamacorrea75

Ilustración: María José Mesías.

Edición 435 – agosto 2018.

Firma--Anamaria-Correa

Sí, todas conocemos al viejo verde. El hombre sesentón o setentón que nos mira por unos segundos demás y quizá resulta inofensivo; en ocasiones, se aventura un poco más y, con la desvergüenza propia que viene con su edad, se dedica al coqueteo; en otras, ya directamente hace alguna propuesta inde­cente. Con todo lo patético que tiene el caso, creo que es momento de ampliar la categoría, tanto al viejo verde (que corresponde a sus años) como al hombre verde (sin diferencia alguna por edad), y desnudarlos un poco.

Les digo que es oportuno porque, aun­que suene un poco aventurado de mi parte, el fenómeno del hombre verde debe parar si queremos entornos profesionales menos tó­xicos para las partes. Además, como estamos en época de #metoo bien vale subirse a la ola y, a riesgo de que algunos lectores dejen de leerme por considerarme una “feminazi”, di­luir el color intenso del verde.

No sé si hablo por muchas, en todo caso hablo por mí y las innumerables ocasiones en las que, en un entorno profesional, el hombre verde ha emprendido su movida de seudo­conquista, ha hecho insinuaciones y yo me he quedado helada, inmóvil, en total negación de lo que está sucediendo. ¿Por qué? Porque en el entorno de trabajo uno no está a la de­fensiva y cree tontamente que los códigos que operan son otros. Me he sentido una novata incapaz de detener las audaces e indecentes movidas de la verditud, al menos con asertivi­dad y decisión. En ocasiones, el verde incluso me ha hecho cuestionar mi propia valía: a ver, me he preguntado, ¿estoy aquí por mi valor real o como objeto-reflejo del hombre verde que no puede aceptar su condición?

Por eso les digo que debe parar, porque creo que los hombres verdes pertenecen a un pasado que se resiste a quedar atrás y persiste porque esta tímida sociedad macondiana no termina de hacer el tránsito hacia una socie­dad de pleno reconocimiento de los derechos y deberes de ambos géneros. En medio de esta incipiente conciencia sobre la necesidad de que existan códigos de respeto, poderosos fantasmas del pasado aún nos merodean en busca de sus presas.

Está claro que en una sociedad como la nuestra, permisiva y normalizadora del ma­chismo y la violencia, con relativamente pocas mujeres sobresaliendo en los reinos masculi­nos, cualquiera de esos machos alfa en declive se sienta empoderado para hacer sus movidas con las mujeres del entorno profesional. Por otro lado, las mujeres se mueven con cautela en ese mundo dominado por el otro y se sien­ten inermes. ¿Cómo diablos respondes ante la movida del verde? Si le haces un franco pare a quien está en una posición superior, puede que tu vida profesional se deteriore o, peor aún, cabe la posibilidad, que indigna y humilla, de que el verde en su mojigatería te diga que no ha pasado nada, que todo es un invento tuyo. Es justo en esa línea de ambigüedad en la que las mujeres tememos perder no solo nuestra posición profesional, sino ese pedazo intangi­ble de seguridad que desaparece cuando se pone en duda nuestra credibilidad.

Podemos contemplar a los hombres ver­des, con la distancia de los años, con algo de condescendencia y pensar que quizá vengan de una profunda soledad y crisis existencial/matrimonial. Más realista y transformador re­sulta decir las cosas como son: la manipula­ción del poder verde es inaceptable, y noso­tras, como mujeres, debemos defendernos de sus sutiles y no tan sutiles ataques.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

En este mes

Ochipinti o la eterna alegría

Por Francisco SantanaEdición 459 – agosto 2020.Fotografía: Shutterstock   Esto es así de sencillo: había una vez un hombre que preparaba los mejores cangrejos de

Crónica

La Rinconada, el infierno helado

Por Óscar Espinosa Edición 459 – agosto 2020.Fotografías Ó. Espinosa El sueño de El Dorado sometió al continente sudamericano a la esclavitud, llevó a muchos

Columnistas

A (zoom)ate

Por Milagros Aguirre Dicen que nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde. Hace tiempo que no iba al teatro pero, en épocas pandémicas,

BOCATA

Ray Bradbury

El escritor estadounidense inspiró a varias generaciones de lectores a ir más allá de los límites del planeta Tierra y soñar con la exploración espacial,

En este mes

El cubo de Rubik

Es considerado el juguete más vendido del planeta, con más de 350 millones de ejemplares. Este año se cumplen cuatro décadas desde su lanzamiento y

En este mes

Sergio Moscona en el circo de la vida

Por Milagros Aguirre. Fotografías: cortesía de Sergio Moscona. Edición 459 – agosto 2020. Contorsionistas y equilibristas, payasos, arlequines y magos, domadores de fieras, gimnastas, elefantes

También te puede interesar

Ana Cristina Franco

Hermosas extrañas

Por Ana Cristina Franco Su nombre era Hayate. Delgada, de ojos oscuros, piel canela y un arete diminuto en su respingada nariz. Tenía veintidós años,

Ana Cristina Franco

El árbol.

Por Ana Cristina Franco. Ilustración: Luis Eduardo Toapanta. Edición 442 – marzo 2019. Visito a mi abuelo en el hospital. Me pide un caramelo de

Columnistas

Cuarentenials

Por Milagros Aguirre Edición 458-Julio 2020 Ilustración: Adn Montalvo Ignacio llegó en pleno confinamiento pandémico y es lo más lindo, dulce y perfecto de este

Columnistas

Tío Alejo y el agua.

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. Edición 435 – agosto 2018. El tío Alejo llegaba descalzo a los dos metros, de tal manera que resultaba

Corre Lindsay Lohan, corre

“La mejor manera de evitar que un prisionero escape es asegurarse de que nunca sepa que está en prisión”. Dostoievski   He visto las imágenes

Mónica Varea

Finísimos los zapatos

Por Mónica Varea Lo mío con Santi fue amor a primera vista, a él sí le tomó un par de años. Apenas lo vi morí