De los poetas decapitados al chulla quiteño
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

De los poetas decapitados al chulla quiteño

Por Fernando Hidalgo Nistri.

Fotografía: Shutterstock.

Edición 458 – julio 2020.

En las dos primeras décadas del siglo XX, el Ecuador y muy especialmente la región centro y norte serrana sufrieron enormes transformaciones. En términos generales puedo decir que el arribo de la primera locomotora a Quito en 1908 supu­so un antes y un después en nuestra his­toria. A raíz de este acontecimiento el país empezó a ser otro. Los cambios no solo tuvieron lugar en el campo de sus infraes­tructuras y desarrollo material, también la población vivió importantes transfor­maciones mentales. Si algo produjo esta época, fue un inmenso ejército de jóvenes inconformes y desadaptados al medio. Las nuevas generaciones buscaron a toda cos­ta el cambio y dar un carpetazo al pasado. En múltiples oportunidades mostraron un odio visceral a la mediocridad imperante, a los viejos políticos y, por descontado, a la religión. De hecho, se mostraron enor­memente críticos con la historia del país. Este fue un fenómeno que afectó a no po­cos hijos de las familias tradicionales y de abolengo, así como a los nuevos sectores emergentes. Pero no todo quedó ahí: tam­bién protestaron contra el profundo abu­rrimiento que se padecía en las ciudades. No había diversiones ni entretenimientos capaces de saciar las ganas de vivir de esta nueva generación. Algunos viajeros que llegaron al país dieron buena cuenta de lo sosas y aburridas que eran las ciudades serranas. Apenas si había vida social y los máximos entretenimientos eran los encie­rros taurinos o las peleas de gallos. Nada de clubes sociales, nada de restaurantes ni de locales de diversión y, por supuesto, una vida cultural limitada. Como bien lo seña­ló el popular Kanela Andrade en una de sus crónicas, Quito era la capital mundial del aburrimiento.

La generación decapitada

Puedes leer este contenido gratuito iniciando sesión o creando una cuenta por única vez. Por favor, inicia sesión o crea una cuenta para seguir leyendo.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

En este mes

El azar y la necesidad

Por Fernando Tinajero Edición 459 – agosto 2020. Al principio estaban allí cinco personas, no sé si amigos, compañeros, conocidos, o quizá desconocidos que coincidieron

BOCATA

El cubo de Rubi

Es considerado el juguete más vendido del planeta, con más de 350 millones de ejemplares. Este año se cumplen cuatro décadas desde su lanzamiento y

Crónica

La Rinconada, el infierno helado

Por Óscar Espinosa Edición 459 – agosto 2020.Fotografías Ó. Espinosa El sueño de El Dorado sometió al continente sudamericano a la esclavitud, llevó a muchos

También te puede interesar

Educación

Del Manual de Carreño a la Netiquette.

Por María Belén Arteaga. Ilustración: Paco Puente. Edición 449 – octubre 2019. Al caminar por los pasillos de una librería de Quito, en la sección

Literatura

Houellebecq: fantasma en peligro

  Por Alfonso Echeverri Llano Acaba de cumplir 60 años, 15 de ellos pagando escondites caros, huyendo, tratando de diluirse. Famoso, rico, odiado y admirado,

Literatura

Tomás González: La luz difícil

Por Óscar Vela Descalzo Tomás González es un escritor nacido en Medellín, en 1950. Estudió Filosofía en la Universidad Nacional de Bogotá. Trabajaba como barman

Historia

Crímenes políticos en la historia.

Por Enrique Ayala Mora. Edición 438 – noviembre 2018. Matanzas a la luz del día Una tarde, el presidente de la República llegaba a la

Literatura

Una profecía obscura y perturbadora.

Por Jorge Ortiz. Edición 446 –julio 2019. El hombre (alto, pálido, huesudo, de expresión trágica y ademán exhausto) no podía ocultar su enfermedad ni disimular