De jaulas y fronteras
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

De jaulas y fronteras

Por Milagros Aguirre.

Ilustración: Adn Montalvo Estrada.

Edición 435 – agosto 2018.

Firma-Aguirre

En el muro de Facebook, que es ahora donde uno se entera de las cosas (verdaderas y falsas), circularon fotos de un barco lleno de gente, como abejas en panal, con una leyenda: barco con migrantes europeos rumbo a África o América del Sur escapando de la Segunda Guerra Mundial. La leyenda era falsa, pues se trataba de un barco, el Vlora, que llevaba refugiados afganos a Italia en 1991. Pero no importa. Falsa o verdadera, esa imagen se repite: barcos llevando miles de gentes que se han encontrado en el mar, huyendo de sus países, buscando un mejor futuro. Y países que no quieren recibirlos. El último, un barco con 630 personas, el Aquarius, que Italia se negó a acoger. España finalmente accedió a recibir a los migrantes que fueron rescatados en el mar frente a las costas de Libia y que pasaron la angustia de no poder llegar a ningún puerto, porque eran indeseables. La gente huye en pateras o muere en el mar. Punto.

Hace poco se reveló que la política del actual presidente de Estados Unidos ha separado a familias de migrantes, básicamente latinos. Espeluznantes imágenes de niños enjaulados, cubiertos con aluminio para dormir; videos con niños llorando, testimonios desgarradores de ellos y de sus padres, provocaron la ira y la vergüenza internacional. La noticia se difundió en el Día Mundial de los Refugiados y, tras la condena general, Trump tuvo que echarse atrás y firmar una orden ejecutiva para poner fin a tan espantosa práctica, aunque su orden no resuelve el problema de 2 300 niños separados de sus padres bajo la política absurda de “cero tolerancia” y cierre de fronteras.

Las virtudes de la democracia y de la libertad se derrumban con las lágrimas de esos niños, con las lágrimas de sus madres, con el dolor del mundo. Países que cierran las puertas a sus vecinos, que encierran a quienes cruzan sus fronteras, que maltratan a quienes ya han sido maltratados en sus propias tierras. Luego se quejan del terrorismo. ¿Qué quieren, si han vejado, maltratado, humillado, encerrado a hombres y mujeres que huyen de la violencia hacia Europa o Estados Unidos, países que tanto pregonan democracia y libertad?

El tema no debe ser ajeno. A nosotros, ecuatorianos, también nos toca: ciudadanos venezolanos, colombianos, cubanos o haitianos tocan nuestra puerta y tampoco somos tan amables ni solidarios ni tolerantes ni pacientes. Cuando somos nosotros quienes migramos exigimos buen trato y buenas condiciones, nos quejamos y sufrimos si nos rechazan, pero, a la hora de abrir las puertas a otros, hacemos lo mismo: maltratamos, vejamos, atropellamos, encerramos, deportamos.

Si les ha dolido ver esas imágenes de barcos repletos de gente huyendo de alguna parte o se han conmovido por los niños enjaulados en Texas, extiendan la mano al hermano venezolano, colombiano, haitiano o congolés. Solo quieren una oportunidad.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

En este mes

Ochipinti o la eterna alegría

Por Francisco SantanaEdición 459 – agosto 2020.Fotografía: Shutterstock   Esto es así de sencillo: había una vez un hombre que preparaba los mejores cangrejos de

En este mes

Un resto inaccesible al consuelo

Por Daniela Alcívar Bellolio Edición 459 – agosto 2020.Ilustraciones: Shutterstock No hay palabras que puedan presentar con justicia este texto, pero lo intentamos: si hay

Columnistas

A (zoom)ate

Por Milagros Aguirre Dicen que nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde. Hace tiempo que no iba al teatro pero, en épocas pandémicas,

En este mes

Silvina, la bizarra

Por Diego Pérez Ordóñez. Edición 459 – agosto 2020. Lucrecia Martel rodó en 1999 un documental sobre Silvina Ocampo, la genial y poliédrica escritora argentina.

En este mes

Retratos centenarios

Texto y fotografías: Jorge Vinueza Edición 459 – agosto 2020. En el centro del parque Centenario se encuentra, desde hace mucho tiempo, un personaje que

También te puede interesar

Columnistas

Melancholia: postales del apocalipsis

Por Gonzalo Maldonado Albán Esa tristeza serena anegando lentamente el corazón. Esa resignada incapacidad para encontrar la alegría. Esa sensación de pérdida irreparable que se

Columnistas

A imagen y semejanza.

Por Rafael Lugo. Ilustración: Tito Martínez. Edición 449 – octubre 2019. Aunque parezca, a primera vista, que voy a usar este espacio para denigrar algunas

Ana Cristina Franco

El árbol.

Por Ana Cristina Franco. Ilustración: Luis Eduardo Toapanta. Edición 442 – marzo 2019. Visito a mi abuelo en el hospital. Me pide un caramelo de

Columnistas

Catástrofe en la cocina.

Por Gonzalo Dávila Trueba. Ilustración: Camilo Pazmiño. Edición 449 – octubre 2019. Recuerdo una ocasión en que la comanda se iniciaba con pico de loro

Mónica Varea

Tanta vida, tantas charla…

Por Mónica Varea Era la época del ron con cola, era la época de los festivales de la nueva canción, era la época de soñar

Columnistas

Diario nocturno de un aprendiz.

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. Edición 437 – octubre 2018. 1 Lo del diario se me ocurrió en la escuela, cuando oí la radionovela