Skip to main content

"¿Qué más no sabemos…?”

por Jorge Ortiz

Cristóbal Colón.
Cristóbal Colón. Fotografía: Wikipedioa.org

Había sido un viaje azaroso, lleno de incertidumbres y contratiempos, pero al fin, el 12 de octubre de 1492, habían avistado tierra. Era Guanahaní, una isla de las Bahamas, del continente que más tarde sería llamado América, y los ochenta y cuatro hombres que durante setenta días habían cruzado el océano Atlántico a bordo de tres embarcaciones pequeñas y frágiles (la nao Santa María y las carabelas Pinta y Niña) comprendieron que todos sus empeños sí habían valido la pena.

Al partir de Palos de la Frontera, en Huelva, el jefe de la expedición, Cristóbal Colón, había dirigido sus naves hacia el oeste tratando de llegar a la India, para así abrir una vía para el comercio que substituyera a la vieja Ruta de la Seda, que los otomanos habían cerrado cuando se apropiaron de Constantinopla, en 1453. Además de la afrenta que significaba que la capital mayor de la cristiandad estuviera en manos musulmanas, todos los reinos europeos sentían en sus economías el descenso de la actividad comercial. Un camino nuevo era indispensable.

El primero que lo intentó fue Bartolomé Díaz, un navegante portugués que en 1488 bordeó hacia el sur la costa africana del Atlántico, remontó el cabo de la Buena Esperanza y entró en el océano Índico, una gesta que en aquellos años parecía imposible, porque la creencia popular era que en esas latitudes meridionales hacía un calor infernal, capaz de hacer estallar cualquier cabeza humana. Tal cual. Pero ese camino nuevo al Oriente resultó insuficiente por las dificultades excesivas que implicaba su recorrido. Una nueva ruta seguía siendo imprescindible. Fue entonces cuando apareció Colón.

Has llegado al límite de artículos gratis para este mes.
¡Lee sin límites! HAZTE PREMIUM o Iniciar sesión

Etiquetas:

Imagen de perfil

Acerca de Jorge Ortiz

Si bien la televisión ha hecho que el público lo conozca, su mejor faceta es la de la escritura, donde demuestra no solo un envidiable conocimiento histórico, sino un estilo terso e impecable. Él dice lo que piensa y lo que cree.
SUS ARTÍCULOS