Contra la barbarie.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Contra la barbarie.

Por Milagros Aguirre.

Ilustración: ADN Montalvo E.

Edición 442 – marzo 2019.

Firma--MilagrosPara cuando lea usted este texto ya habrá pasado la rabia y la impotencia, el dolor y la tristeza y también, y sobre todo, la vergüenza. Seguramente ya se le habrán secado las lágrimas porque imagino que usted, que lee esta revista, también lloró al ver las imágenes de una noche en la que varios ciudadanos entraron a patadas a casas y hostales de una ciudad andina para dar cacería a migrantes venezolanos.

Para cuando lea esto ya se habrán borrado de la retina esos momentos en los que la gente enardecida prende fuego a los pocos enseres que tenían esos migrantes que han caminado días y noches, saliendo de un infierno para llegar a otro y que, del miedo, tuvieron que esconderse para no ser linchados por una turba salvaje.

El horror de padres, madres y niños, saltando, pateando colchones y ropas de otros niños, de otras madres, de otros padres, será, ojalá, un vago recuerdo de la noche en que algunos dejaron salir su miseria, su odio al prójimo, su mezquindad. Fueron a por ellos para vengar un crimen que los cientos de migrantes, insultados y maltratados, no cometieron. Sacaron lo peor de sí mismos y fueron a por los más desvalidos, aquellos que no tienen donde ir, los desplazados.

Para cuando lea usted este texto, habrá pasado la marcha de miles de mujeres que, con cantos y tambores, pidió un alto a la violencia machista, después de un fin de semana teñido de sangre, con una mujer rota, tendida en una mesa de billar, y otra que fue filmada por los curiosos en el justo momento en que su pareja le clavó el puñal frente a la impávida policía. La barbarie.

¿Qué hace que esa chispa de la violencia se encienda?, ¿de dónde sale ese odio, ese veneno, ese enervamiento?, ¿la xenofobia, o mejor, la aporofobia, será condición humana?, ¿por qué un ser humano es capaz de sentir ese odio atroz hacia el otro?, ¿qué provoca que una masa enardecida pierda la cordura y ataque a gente inocente?

Machismo y xenofobia matan. Sí. Matan. Y la muerte llega con violencia. Y las mujeres a gritos piden que pare todo esto, que ya basta. Y los migrantes rezan para poder llegar a puerto seguro donde rehacer sus vidas, con esperanza.

Y mientras yo escribo estas palabras y ustedes leen esta columna, a las mujeres nos siguen matando, violando, desapareciendo. Y a los migrantes los siguen maltratando, les siguen explotando, les siguen negando un sitio en donde vivir o donde trabajar. Y usted y yo queremos un mundo mejor en el que no existan las fronteras, en el que las mujeres podamos caminar sin miedo, tomar un taxi o ir a una fiesta sabiendo que vamos a volver a casa, y en el que los migrantes puedan rehacer sus vidas. Para cuando usted y yo acabemos con esta lectura, ojalá en el país hayamos descubierto la palabra empatía.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

En este mes

Sello ecuatoriano en Hollywood

Por Elisa Sicouret Lynch Fotografía: Mino Reis y cortesía Edición 456 – mayo 2020. Es quiteño de nacimiento, pero “hollywoodense” de corazón porque ha sido

En este mes

La gripe, una amenaza para la salud pública

Hay enormes avances científicos en vacunas para la prevención de diversas enfermedades, pero aún “los logros alcanzados son frágiles”, señala la Organización Mundial de la

Columnistas

Las palabras congeladas

Milagros Aguirre Acabo de escuchar en un audio, que me ha enviado un amigo que vive lejos, una antigua leyenda que dice que en una

En este mes

Gustave Flaubert

Hace 140 años murió el escritor de la palabra justa. Muy a pesar de sí mismo, Flaubert fue maestro e inspirador, figura cimera del realismo

Cine

La piel pulpo

Por Tamara Izco Fotografía: Cortesía Edición 456 – mayo 2020 Hace más de cuatro años viajé con Ana Cristina Barragán al Festival de Cine Latino

También te puede interesar

Columnistas

Dogville o los inocentes criminales.

Por Gonzalo Maldonado Albán. Edición 454 – marzo 2020. La película transmite una angustiante sensación de claustrofobia. Aquella sensación se consigue porque todo el filme

Columnistas

La vie est belle.

Por Huilo Ruales. Ilustración Miguel Andrade. Edición 433 – junio 2018.   Una tarde que, enredado en algún texto personal, me quedé solo en la

Anamaría Correa Crespo

Infierno.

Por Ana María Correo Crespo. @anamacorrea75 Ilustración: María José Mesías. Edición 432 – mayo 2018. Hace algunas semanas apareció en los medios de comunicación una

María Fernanda Ampuero

Tú no eres una mujer

Por María Fernanda Ampuero Mi ginecóloga se llama Carmen. Carmen se levantó, dio la vuelta a su escritorio, se sentó a mi lado y me

Mónica Varea

Top less

Por Mónica Varea Me encanta la música tropical, adoro la cumbia, el merengue, la salsa y hasta el chachachá, (al reguetón no lo nombro porque

Columnistas

Blues: el viaje circular.

Por Diego Pérez Ordóñez. Edición 433 – junio 2018. “El son de la guitarra no había cesado y los presidiarios lo vieron —un negro joven,