Consideraciones sobre las bolas.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Consideraciones sobre las bolas.

Por Gonzalo Dávila Trueba.

Ilustración: Camilo Pazmiño.

Edición 438 – noviembre 2018.

Firma--Gonzalo

Todo era verde cuando los racimos de plá­tano pendían libres de los árboles y el aroma propio de la humedad del platanal contribuía para hacerte notar que andabas por alguna parte del paraíso.

El sitio Loma el Tigre, a orillas del río Baba, sería el lugar donde descubriera, en 1964, que las bolas debían ser eso, redondas, con pintas de colores verde y rojo, y que para sa­ber si ya estaban cocinadas, debían reflotar en el caldo hirviente que amenizado había sido con tallos de culantro machacados, pi­miento rojo, cebollas, yuca, choclos, unos po­cos ajos y col picada.

Úrsula me hizo sentar junto a ella sobre ladrillos apilados. Con la solvencia propia de los que cuecen en paz, armó un refrito de similares componentes más carne picada, pasta de maní y achiote. Me percaté que el plátano verde, cuando ya está cocido, cam­bia de color a un amarillo más profundo, y es él quien amalgama las bolas, porque el plátano verde crudo —que es el otro com­ponente— no se pega, no hace bolas, se deja gobernar.

Ralló los verdes y los amasó junto al re­frito. En sus manos la masa tomó forma de cuencos que albergaron al relleno y así se conformaron todas las bolas que la masa lo permitió, antes de ser sumergidas en las pro­fundidades del caldo borbotón. Unas pocas ascuas encendidas quedaron en el fogón. Nos fuimos a charlar.

Por aquellos tiempos yo liaba mis propios cigarrillos en papelitos amarillos. Me hice uno y al prenderlo pude ver que venían unos chi­cos que desentonaban con el entorno pues eran extremadamente rubios. Úrsula era ne­gra y los montuvios de la zona, por lo general, son trigueños.

—¿Y estos niños? —pregunté a Úrsula.

—Vienen de la escuela. Tienen que andar todavía una hora más. Por eso comen aquí. Lue­go cruzan el río y van pa’ dentro —me contestó.

—Pero serán hijos de extranjeros —añadí.

—¡No! —me respondió y añadió—. Su familia siempre ha estado allí. Dicen que son españoles que llegaron hace mucho tiempo. Que ni ellos mismos saben. La niña recuerda aún a su padre: se lo llevó el río.

Y la sopa nos fue servida. Esperé que se enfriara un poco. Pensé en el desatino que su­pone servirse sopa caliente en clima tropical. Pero algo desbarató mis temores y la tempe­ratura fue lo de menos ante la calidad de la combinación de sabores en un trasfondo lige­ro de maní. Cuando probé las bolas y llegué a su relleno, sin pensarlo, el coro de la novena sinfonía de Beethoven me encontré tararean­do. Su sabor formó instantáneamente parte de mi acervo gastronómico.

Es que en el calor cotidiano del trópico con sus ansiadas sombras, con su monotonía, con sus moscas, con sus ruidos lejanos y en su aparente nada que hacer, las personas como Úrsula cocinan en paz esperando a sus co­mensales. Y lo hace de manera sencilla, sobre ladrillos, sin apuros, al ritmo que el ambiente exige, porque si hubiese necesidades o ex­pectativas, habría que caminar dos horas por entre los plátanos, algún naranjo y furtivas culebras que hacen del camino una aventura al andar hasta llegar al km 23, satisfacer la urgencia y emprender el retorno.

Me despabilé cuando vi que los chicos se iban.

—¿Puedo visitarlos? —atiné a decir.

—Tiene que cruzar el río a nado —me respondieron.

Cuando llegué al vado y vi cuánto había que nadar, pospuse para siempre la visita.

Lo que nunca pospuse fue mi obsesión por el verde y sus preparaciones. Cuando de la sopa de bolas se trata, hay que enaceitarse las manos y recordar la preciosa vida de la cocina en paz.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

BOCATA Revolución

Sin ascensores no habría rascacielos

El invento del transporte vertical, es decir, los elevadores, influyó en la fisonomía arquitectónica urbana y animó a elevar las edificaciones al cielo. La necesidad

BOCATA Bienestar

¿El frío puede sanar?

Respiración, meditación y exposición al frío son los tres elementos de un método desarrollado por el holandés WIM HOF para mejorar la salud. La capacidad

En este mes

El hombre que fue otros

Por José Luis Barrera Edición 457 – junio 2020 Un nombre a la medida Incluso antes de trasladarse a Francia, la madre de Roman Kacew

BOCATA Link

Juegos online

Nunca antes, como en este 2020, se dispararon las descargas de aplicaciones. Gracias a ellas, se alivió el confinamiento y algunas se quedaron en casa.

Columnistas

Un eterno presente

Por Rafael Lugo Ilustración: Tito Martínez Edición 457-Junio 2020  Además de matar a Dios, el sabio Friedrich Nietzsche escribía poemas de inusitada sensibilidad que hablan a gritos

En este mes

Mientras embalo mi librería

Por Karina Sánchez. Fotografía: cortesía. Edición 457 – junio 2020. Tolstói, en el centro-norte de la capital, ha sido muchas cosas durante los últimos diez

También te puede interesar

Columnistas

Carne.

Por María Fernanda Ampuero. Ilustración: Maggiorini. Edición 441 – febrero 2019. Llevo años posponiendo la columna que usted va a leer a continuación. No exagero.

Columnistas

Callejear y merodear.

Por Diego Pérez Ordóñez. Ilustración Tito Martínez. Edición 430 – marzo 2018. “Es verdad: escapar es el más grande de los placeres; merodear por las

Mónica Varea

¡SALUD 2016!

Por Mónica Varea Si la palabra gracias tuviera un superlativo, diría graciototas a mis lectores. También agradecería a papá porque me dejó una herencia inagotable:

Anamaría Correa Crespo

Silencio.

Por Anamaría Correa Crespo. @anamacorrea75 Edición 422 – julio 2017. En 1888 el monstruoso filósofo Friedrich Nietzsche sentenció la muerte de Dios en una de

Columnistas

Pelo malo.

Por María Fernanda Ampuero. Ilustración Maggiorini.   —Papá, ¿por qué yo no tengo buen pelo? Esa pregunta, en la vocecita de Lola, la hija de

María Fernanda Ampuero

Nadie comprende lo que sufro yo

Por María Fernanda Ampuero Hay —ay— un terrible maleficio y nadie parece notarlo. Nos rodea y está por todos lados, pero no, nadie parece notarlo.