Skip to main content

Las humanidades

por Salvador Izquierdo

Humanidades
Ilustración: Diego Corrales

Ha empezado otro semestre en la universidad, volvamos a valorar el rol de las humanidades en la formación de personas jóvenes.

Resulta notorio que, por todas partes, existe una batalla campal en contra de las humanidades. No se entiende para qué mismo sirven, qué méritos especiales tienen aquellas personas que las enseñan, qué metodologías nuevas están usando para llegar a estudiantes de diversas procedencias. Aceptamos esa crítica plenamente. Comprendemos la desconfianza que se tiene acerca de la utilidad de leer literatura y mirar arte. Pero no olvidemos que parte del trabajo de las personas dedicadas a la producción artística es generar dudas, no solo del mundo a su alrededor, sino incluso sobre lo que hacen. El arte es una de las pocas instancias de la actividad humana que genuinamente critica su propia relevancia. Artistas de las vanguardias de principios del siglo XX estuvieron dispuestos a escribir o pintar, entre comillas, mal. Así forjaron la locura deliciosa de mundo que habitamos ahora.

Incomprendido o no, estético o trash, disruptivo o sereno, el arte es necesario y las humanidades son fundamentales para la formación de personas jóvenes y para la construcción de sociedades que aspiran a un mínimo de coherencia, una mínima sensación de deleite por este tiempo que tenemos en frente. No hay que temerle a la profundidad que suscitan las discusiones en humanidades. Son, a propósito, intrincadas, frustrantes, incompletas; abordan misterios; tienen que ver con reconocer amor y sufrimiento en nuestras vidas.

Has llegado al límite de artículos gratis para este mes.
¡Lee sin límites! HAZTE PREMIUM o Iniciar sesión

Etiquetas:

Imagen de perfil

Acerca de Salvador Izquierdo

Escritor, co-fundador de Editorial Festina Lente y actualmente Decano de la Escuela de Formación General de la Universidad de las Américas. Su último libro se llama Cómo estás?
SUS ARTÍCULOS