Skip to main content

Piscina infinita

por Jorge Carrión

piscina infinita escritores
Ilustración: ® SHUTTERSTOCK

Anatomía de una caída, de Justine Triet, ha sido la inesperada película de estos dos años (2023 en festivales y cines europeos; 2024 en las pequeñas pantallas de todo el mundo). La muerte inesperada de un hombre en su propia casa plantea tres preguntas: ¿suicidio?, ¿accidente?, ¿asesinato? Su mujer podría ser la respuesta a la tercera. La mayoría de los espectadores estamos de acuerdo en que el clímax llega cuando descubrimos que existen grabaciones de las discusiones de la pareja protagonista. La mejor escena de esta película de juicio es una conversación sobre la envidia, la convivencia y los celos entre dos escritores en la cocina de su casa. Ella ha conseguido dedicarse en serio a la literatura. Y ha destacado. Pero ha perdido su país. Él la ha arrastrado al pueblo montañoso de su infancia, pero ha sido incapaz de escribir de verdad y vive corroído por la frustración.

Infinity pool, de Brandon Cronenberg, no ha gozado de tanta repercusión y consenso, pero a mi juicio es la auténtica gran película del año pasado, porque su narrativa y su estética son más arriesgadas y contemporáneas que las de Anatomía de una caída, una excelente obra que podría haber sido filmada hace cincuenta años. La piscina infinita es al mismo tiempo una realidad y una metáfora: la ficción ocurre en un hotel de lujo, situado en un país donde es posible generar réplicas idénticas de seres humanos para que sean castigadas por el crimen que cometió el original. La piscina sin orillas es al mismo tiempo un símbolo del privilegio material y del privilegio moral.

El protagonista, que cae en el vértigo de los clones y su impunidad, es también escritor, como la pareja de la película francesa. Está bloqueado e intuye que en su aventura extrema podrá encontrar material para su próximo libro. Es increíble la cantidad de escritores y escritoras que habitan en las ficciones del siglo XXI como protagonistas. Es difícil encontrarlos en el canon literario de los siglos pasados, donde son más bien personajes secundarios, que observan y anotan y transcriben. Pero la posmodernidad (Nabokov, Handke, Modiano, Ernaux, Vila-Matas, Bolaño, Knausgård, Fresán) los empezó a situar en el centro de la trama. También en el cine: Woody Allen; Basic Instinct; la trilogía Before, de Richard Linklater; La gran belleza. En nuestra época se han vuelto protagónicos en las páginas y las pantallas.

Has llegado al límite de artículos gratis para este mes.
¡Lee sin límites! HAZTE PREMIUM o Iniciar sesión

Etiquetas:

Imagen de perfil

Acerca de Jorge Carrión

Escritor y crítico cultural español. Sus últimos libros son Ficciones, Membrana y Todos los museos son novelas de ciencia ficción. Es el autor y narrador de los pódcast Solaris, ensayos sonoros y Ecos.
SUS ARTÍCULOS