Skip to main content

La chica de la barcaza

por Huilo Ruales

Chica de la barcaza
Ilustración: ® MIGUEL ANDRADE

Una muchachita de cera sonrosada y cabello de maíz emerge detrás de un árbol y con una encantadora sonrisa me propone salvarme por un instante. Más que su hermosura me impresiona cierta extrañeza, como de niña ya adulta que ha conocido el horror. No puedo definir aquello que siento, quizá una ansiedad dulce e impúber. La frescura de su rostro, sus ojos plomizos y burbujeantes, la flor roja de su boca y su voz traqueteando encantadoramente en el francés me clavan en la cruz. Soy un fugitivo. Soy el hijo del hombre.

Como si todo fuese ya ensayado, nos bastan escasas palabras hasta llegar a una menuda y vieja barcaza adormitada en el agua casi inmóvil del canal. Subimos a cubierta y ella, como en su casa, ensarta la llave y abre la puerta del único camarote. La austeridad interior —una ancha cama, un perchero, un sillón, un baño— y la escotilla que, en lugar de entregar mezquina luz, corresponden a un escenario idóneo para un crimen.

Nos deslizamos ya desnudos bajo las sábanas en un silencio quirúrgico, como si tuviésemos al lado un niño dormido. El frío otoñal y la desolación, que al parecer es recíproca, hacen de la cópula un estupro onírico y extrañamente funerario, más aún al final en el que estoy solo, por poco extraviado.

Has llegado al límite de artículos gratis para este mes.
¡Lee sin límites! HAZTE PREMIUM o Iniciar sesión

Etiquetas:

Imagen de perfil

Acerca de Huilo Ruales

Escritor ecuatoriano cuya obra abarca todo tipo de estilos, desde la novela, crónicas, teatro, poesía, cuentos y microrrelatos. Es considerado uno de los escritores contemporáneos más importantes del país; sus obras han sido traducidas al francés y alemán.
SUS ARTÍCULOS