Skip to main content

Cena con cavernícolas.

por Gonzalo Dávila

Edición 453

Firma---Gonzalo-D---1
Ilustración: Camilo Pazmiño.

Descubrió, entre muchos otros huesos desperdigados, uno maloliente y con algo de carroña adherida.

Se trataría con seguridad de algún ma­mífero destrozado e ingerido en su mayor parte por los atroces depredadores que por allí merodeaban. Pero el hueso lucía dema­siado apetitoso como para escuchar la voz interna: ¡Cuidado! ¡Te van a engullir con hueso y todo!

Has llegado al límite de artículos gratis para este mes.
¡Lee sin límites! HAZTE PREMIUM o Iniciar sesión

Etiquetas: