Sálvese quien pueda.

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. Edición 450 – noviembre 2019. Vine a Quito porque me dijeron que aquí vivía el dueño del teatro en el que desaparecieron de uno en uno todos mis hijos. Vine con mi Olivetti Lettera 25, ya vieja, pero que a veces escribe sola. También con mi viejo revólver que […]

Leer más »

Leche negra de la madrugada.

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. Edición 449 – octubre 2019. La línea 72, como siempre, tiene asientos vacíos. Me coloco al fondo, en el lado de la ventana y retomo la lectura de El frío de Bernard. Ni siquiera alcanzo a leer la primera palabra cuando me brota una atractiva idea para mi novela […]

Leer más »

El arma al diablo.

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. Edición 448 – septiembre 2019. Obligado por la canícula que hasta devo­ra la sombra, me embarco en el único taxi li­bre, una carcacha con pinta de yate naufraga­do. Lo conduce un veinteañero de camisa blanca impecable, cuello de semental y pelo cortado al ras. A la América y Brasil, […]

Leer más »

El príncipe de las tinieblas.

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. Edición 447 – agosto 2019. El Extra tuvo la primicia, como siempre. Con todo gusto dedicó una doble página a colores y con un enorme título que por poco no alcanza en el formato tabloide: “Satanás nace en El Triunfo”. El diario La Tarde, siguiendo el buen ejemplo, tituló […]

Leer más »

El valle sin retorno.

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. Edición 446 – julio 2019. Hace unos tres meses encontré en mi buzón un correo en el que me proponían una lectura poética en la región de la Bretaña francesa. Era evidente que quienes me invitaban desconocían de mi muerte literaria. A menos que se tratase de una invitación […]

Leer más »

Avatares del niño tauro.

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. Edición 445 – junio 2019. Varias semanas de ir y venir y un tejido de palanqueos, incluso desenterrando gente, le implicó conseguir la entrevista con la primera dama. Depilada hasta el contorno de la boca, nuevo look, cambio de cara a cargo de su prima Pocha, que era maquilladora […]

Leer más »

Dedalus.

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. Edición 444 – mayo 2019.  1. Van tres días y cuatro noches que no tomo el medicamento. O quién sabe es una semana. Los perros sienten el cielo car­gado de tinta negra y se escabullen. Casi no puedo dormir por la quemazón en los pies, como si ya los […]

Leer más »

La bolsa o la vida.

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. A punta de palmadas y pitazos, el señor Albuja nos reúne y sin necesidad de pistola nos dispara: el miércoles próximo empiezan las clases de natación, el que no viene con pantalón de baño me nada como vino al mundo. El Vargas, hijo del portero de la piscina municipal, […]

Leer más »

No todo lo que brilla es cinturón negro.

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. Edición 442 – marzo 2019. Mi tío Eduardo, el militar, tuvo tantos hijos que se fue del mundo sin conocerlos a todos. Desde entonces era costumbre en la familia que a cualquier hora brotara un vástago suyo, a veces hasta con prole y casi siempre con problemas. Un tipo […]

Leer más »

Sagrada familia.

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. Edición 441 – febrero 2019. Aparte del periodismo, mi hermana Ligia practica una especialidad macabra: ser la portadora de las peores noticias familiares. Por eso, después del susto de abrir su e-mail, me agradó sobremanera encontrarme con la nueva de que ella y Pepe, su nuevo marido, tan simpático, […]

Leer más »

El otoño del apátrida.

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. Edición 440 – enero 2019. En una estación casi abandonada sube una pareja de ancianos. Hay un solo asiento libre, así es que les cedo el mío. Al cruzarnos las miradas levemente sonrientes, me quedo estupefacto: el rostro del anciano es el mismo que mi memoria guarda de mi […]

Leer más »

Patria sin dueño.

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. Edición 439 – diciembre 2018. 1 Día primero: mientras espero un bus sin tanta carne humana, dejo que mis ojos brinquen entre rótulos, transeúntes, puestos de comida con esmog. Por último, aterrizan asqueados y compasivos en el lomo de una perra vagabunda. Un esqueleto sarnoso con la lengua palpitante […]

Leer más »

Doble vida en el Olimpo.

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. Edición 438 – noviembre 2018. El Olimpo es un inmueble de diez pisos, con ocho apartamentos de un dormitorio en cada piso. Sus habitantes son mujeres y hombres solos, situación obvia, ya que es uno de los principales requisitos. Desde luego, algunos viven acompañados y otros hacinados. Por ejemplo, […]

Leer más »

Diario nocturno de un aprendiz.

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. Edición 437 – octubre 2018. 1 Lo del diario se me ocurrió en la escuela, cuando oí la radionovela que se llamaba El diario de Ana Frank. Aunque no me la dejaban escuchar, mi oído traspasaba muros y carrasperas del Telefunken. Yo no entendía nada o muy poco de […]

Leer más »

Un vicio y oficio solitarios.

Por Huilo Ruales. Ilustración:e Miguel Andrade. Edición 436 – septiembre  2018. 1 Estoy en el ángulo sombrío de un bar-café. Sobre la mesa tengo mi Mac, la libreta de anotaciones, un lápiz, una taza grande con té de manzanilla. La música —Piazzola, en sus “cuatro estaciones porteñas”— impide que se oiga el rumor de la […]

Leer más »

Tío Alejo y el agua.

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. Edición 435 – agosto 2018. El tío Alejo llegaba descalzo a los dos metros, de tal manera que resultaba un esfuerzo verle más arriba de la cintura porque te cegaba el sol o te dolía la nuca. Era algo así como tener un gigante de cuento flotando por la […]

Leer más »

Diario fallido.

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. Edición 434 – julio 2018. 1 Sobre mi cabeza está el sexto piso, ocupado por madame Dalmon. Su bota ortopédica sale del baño y se encamina hacia su piano. Como todas las mañanas empezará con la suite 3 de Bach. Pero como nada está escrito, su programa sufre un brusco […]

Leer más »

La vie est belle.

Por Huilo Ruales. Ilustración Miguel Andrade. Edición 433 – junio 2018.   Una tarde que, enredado en algún texto personal, me quedé solo en la oficina, resbalé del sillón como niño en tobogán hasta topar el piso con las rodillas. Miré el oscuro vacío de la parte inferior del escritorio y con toda naturalidad me […]

Leer más »

Caballos de nieve.

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. Edición 431 – abril 2018. 1 2017. Tren de noviembre. La nieve se precipita de abajo hacia arriba como una estampida de pájaros empapados de leche. El vecino de asiento lee El diario de Ana Frank en noruego. En ciertos pasajes se sonríe separando los labios y dejando al […]

Leer más »

Gajes del oficio.

Por Huilo Ruales. Ilustración Miguel Andrade. Edición 430 – marzo 2018. En ese entonces era tan joven, tan vol­cán en erupción, que a menudo necesitaba estrellarme contra los vitrales o jugar a la rule­ta rusa en solitario y sin revólver. O al menos grafitear, pues, gracias a sus riesgos, evacua­ba esa rabia, esa pelota de […]

Leer más »

The big shave.

Por Huilo Ruales. Ilustración Miguel Andrade. Edición 429 – Febrero 2018.   Una pila de años fue necesaria para que su vida ecuatoriana terminara convertida en polvo, en cicatriz, en muda recua de fantasmas. Hasta él en persona, como casa abandonada, había terminado habitado por otro fulano, apodado el apátrida. Al menos así lo creía, […]

Leer más »

Bang Bang.

Por Huilo Ruales. Ilustración: Miguel Andrade. Edición 428 – enero 2018. La oficina del empleo es una casona gris, no solamente porque esté pintada de ese color, que más bien está despintada, sino por ser insípida, inhóspita, sin alma. Empieza por un largo jardín de plantas secas, gatos vagabundos, jóvenes árabes fumando con una desidia […]

Leer más »

Érase una vez la burocracia.

Por Huilo Ruales. Ilustración Miguel Andrade. Edición 427 – diciembre 2017. La madre de familia del departamento de Archivo era la Esthercita. Y no solamente por ser la más antigua, sino por su connatural sentido de la abnegación. Su escritorio era enfermería y botiquín, y apenas alguien tosía o tenía jaqueca, ella diagnosticaba el mal […]

Leer más »

Los pasos perdidos.

Por Huilo Ruales. Ilustración Miguel Andrade. Edición 425 – octubre 2017. Qué otra cosa podía hacer en ese tiempo sino practicar a diario la natación. Subir al Monteblanco sin moverme de casa. Perdonar a mi madre por milésima vez. Poner el dulce veneno en el agua del hormiguero. Y, a medianoche, con el maletín de […]

Leer más »

El purgatorio.

Por Huilo Ruales. Ilustración Miguel Andrade. Edición 424 – septiembre 2017. Tenía un gran patio de piedra y veinte cepos de tres metros cuadrados en dos pisos. Estaba ubicado en la calle Venezuela, cuando después de haberse empinado hasta la basílica, esta se convertía en un tobogán que aterrizaba en la Plaza Grande. Todos sus […]

Leer más »

EL HOMBRE ARAÑA.

Por Huilo Ruales. Ilustración Miguel Andrade. Edición 422 – julio 2017. Estoy en primer grado y es víspera de Na­vidad. Por primera vez en la vida veo a mamá como si fuera ajena: peinado rubio esponja­do como casco de astronauta, montones de pestañas propias que de tanto rímel parecen prestadas, piernas interminables encima de unos […]

Leer más »

Los placeres del ojo.

Por Huilo Ruales. Ilustración Miguel Andrade. Raro ver una niña, casi un bebé, apare­ciendo por la ventana de un séptimo piso y a las seis de la mañana. Mírenla, ha logrado abrir las dos hojas de la ventana. Debe estar izada en la punta de sus pies sobre una silla o en el espaldar de […]

Leer más »

Perros sin sueño.

Por Huilo Ruales. Ilustración Miguel Andrade. El Ivanopla me salvaba la vida casi a dia­rio. Y yo, por supuesto, aprovechaba para ponerme en riesgo, como si uno fuese amigo de Superman y entonces podías jugar con fuego o ponerte a hacer equilibrio en la cor­nisa de un rascacielos. Era demasiado héroe para nosotros los melcochas, […]

Leer más »

La víspera de Quitolandia.

Por Huilo Ruales. Ilustración Miguel Andrade. En el principio de mis tiempos, Quito tenía un sabor a planeta Marte mezclado con Dis­neylandia. Algo así como ocho horas de viaje se requería y por carretera propiamente dicha. Es decir, un angosto camino empedrado que se atornillaba en las montañas y que servía en bandeja insondables precipicios […]

Leer más »

El misántropo fisgón.

Por Huilo Ruales   Hay alguien que se ha mudado en el piso de arriba. Parecería un niño, pero aquí los niños no tienen derecho de alquilar habitaciones. Ni siquiera pueden vivir solos en las calles, en las alcantarillas, en los árboles. Salvo el caso de los gemelos que la gente apodaba los Gotas de […]

Leer más »

Recibe contenido exclusivo de Revista Mundo Diners en tu correo