Territorio de la (des)memoria.

Por Francisco Febres Cordero. Ilustración: Mario Salvador. Edición 448 – septiembre 2018. En mi generación había una costumbre: cuando un hombre casado ingresaba solo a

Leer más »

A lágrima viva.

Por Francisco Febres Cordero. Ilustración: Mario Salvador. Edición 447 – agosto 2019. Acudí a la convocatoria de uno de los clubes integrado por lectoras que

Leer más »

¡Basta!

Por Francisco Febres Cordero. Ilustración: Archivo de Dinediciones. Edición 445 – junio 2019. Ahí estaba el féretro, cubierto por la bandera ecuatoriana. Al pie, una

Leer más »

¡Dios existe!

Por Francisco Febres Cordero. Ilustración: Mario Salvador. Edición 444 – mayo 2019. Creo que ya lo conté: uso mi celular casi exclusivamente para realizar y

Leer más »

La mejor serie.

Por Francisco Febres Cordero. Ilustración: Mario Salvador. Edición 442 – marzo 2019. Es una serie que no admite desperdicio. Está en la segunda temporada. Los

Leer más »

La desocupación.

Por Francisco Febres Cordero. Ilustración: Mario Salvador. Edición 441 – febrero 2019. Lo que más me duele, a esta provecta edad en que me encuentro,

Leer más »

Los pases del olvido.

Por Francisco Febres Cordero. Ilustración: Mario Salvador. Edición 440 – enero 2019. La plaza de toros no era un lugar: era un destino. Y diciembre

Leer más »

El gol que jamás llega.

Por Francisco Febres Cordero. Ilustración: Mario Salvador. Edición 439 – diciembre 2018. Es hincha furibundo de un equipo que tomó el nombre de Quito y

Leer más »

Tránsito hacia Connecticut.

Por Francisco Febres Cordero. Ilustración: Mario Salvador. Edición 438 – noviembre 2018. Connecticut no se llamaba todavía Connecticut cuando nos instalamos en sus cercanías para

Leer más »

Los enigmas del parque.

Por Francisco Febres Cordero. Ilustración Mario Salvador. Edición 434 – julio 2018. En mi niñez era un enorme potrero sobre el cual alguien plantó dos

Leer más »

El último juglar.

Por Francisco Febres Cordero. Fotografía Cortesía. Edición 432 – mayo 2018. Todos sabíamos que, de manera inelucta­ble, Nicolás Kingman iba a morir. Sin embar­go, me

Leer más »
Comparte esta página
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Recibe contenido exclusivo de Revista Mundo Diners en tu correo