Carta del director

Alrededor del transporte gira la entrevista que en este número hace Juan Fernando Andrade a Álvaro Guzmán, un joven quiteño que, así como saber bailar como una perinola, tiene pasión por el servicio de transporte público y ha dedicado sus esfuerzos a dilucidar cómo la movilidad de buses, automóviles, metros y bicicletas influye en la vida de la gente, además de reivindicar los tan postergados espacios destinados a los peatones. Con un doctorado en el Instituto de Estudios del Transporte en Leeds (Inglaterra), sus palabras están respaldadas por la práctica, pues en el actual Gobierno fue subsecretario de Transporte y director de la Agencia Nacional de Transporte, donde logró reducir drásticamente los accidentes de tránsito. Actualmente realiza una consultoría para el Banco Mundial y reflexiona sobre la movilidad en esta etapa de confinamiento que estamos viviendo.

Si desplazarse por las urbes y por las carreteras produce temor, hacerlo por las playas, con la mirada atenta antes de dar el siguiente paso, causa desolación, tal como revela Elisa Sicouret en su artículo “Una guerrera por el planeta”. En efecto, en ese texto Cecilia Hidalgo Torres nos pone al frente de las miles de toneladas de plástico que la civilización arroja a los mares, junto con centenares de especies marinas muertas —más bien asesinadas— por las inmundicias y los desechos que están acabando no solo con la fauna marina sino con la naturaleza. Cecilia, mediante la fundación Mingas por el Mar, se ha dado a la tarea de limpiar playas, ríos, lagunas y manglares, con resultados escalofriantes: en 2019 recogió más de diez mil kilos de desperdicios. En su tránsito convoca a voluntarios que terminan sobrecogidos por la manera en que se contaminan los océanos, el aire, el suelo y los alimentos.

Mientras Cecilia transita por las playas para limpiarlas, Soraya Constante lo hace por los senderos de la educación mediante su crónica “No hay solo un camino para aprender”. Allí muestra la manera diferente en que los niños pueden acceder al conocimiento alejados de la escuela: en su casa, junto a sus padres que los orientan y guían. El homeschooling es una práctica pedagógica que se va extendiendo con resultados alentadores y que, según la ministra de Educación, llegó para quedarse. De por medio está Internet que, bien usado, abre a los alumnos horizontes insospechados. Pero, sobre todo, están los padres que incentivan las inquietudes de sus hijos, las alientan, las impulsan para que el conocimiento les llegue por medio de actividades cotidianas, juegos, experimentos y vivencias comunitarias.

Y si el homeschooling camina en procura de un mejor destino para los niños, una nueva guerra ha empezado a transitar con pasos siniestros, según analiza Jorge Ortiz en su sección de Política internacional. Si esa guerra estallara, involucraría a los dos países más poblados del mundo que, además, poseen arsenales atómicos. En efecto, el 5 de mayo, en medio de esta cuarentena interminable, unidades de élite de China e India se enfrentaron a tiros en las faldas del Himalaya, un territorio inhóspito y con una frontera disputada. Hubo muertos, movimientos de tropas y acusaciones recíprocas. De manera siniestra, las hachas de la guerra han sido desenterradas sin que nadie lo esperara y casi nadie lo supiera.

Así, pues, amigo lector, este número transita entre los sueños y las pesadillas. Ojalá agosto traiga mejores vientos y haga que la sensatez y la esperanza regresen y florezcan con el inigualable color de los arupos.

MundoDiners
Agosto 2020