Callos o guatita. ¡He allí el dilema!
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Callos o guatita. ¡He allí el dilema!

Gonzalo Dávila Trueba

Las vísceras debieron llegar a la mesa cuando algún caballero francés, maltrecho y agotado pero con la certeza de que su lado ganaría la contienda de Castillón —porque vio la masacre que los cañones primitivos habían causado entre la caballería inglesa donde murió el jefe de las fuerzas inglesas, el Earl de Shrewsbury—, decidió tomar un respiro y atender a su hambre. Así que, cuando un campesino le ofreció unas vísceras, de quién sabe qué animales, el caballero aceptó el platillo y se lo engulló todo. Una vez fortalecido, montó en su caballo y en cólera, y quizá por la ingesta de guaguamama a la frànçaise, se convirtió en el agente eficaz para el triunfo de la corona francesa sobre la inglesa. Y con esa batalla y ese platillo se terminó la guerra de los Cien Años entre las dos coronas.

No tomó prisioneros, pero sí llevó al campesino a cocinar en la corte.

Puedes leer este contenido gratuito iniciando sesión o creando una cuenta por única vez. Por favor, inicia sesión o crea una cuenta para seguir leyendo.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

Columnistas

El paso

Por Salvador Izquierdo Alguien te pregunta: ¿Qué es peor: un Gobierno autoritario, entregado a poderes económicos oscuros, un narcoestado con cierta sensibilidad social, pero ningún

Columnistas

A (zoom)ate

Por Milagros Aguirre Dicen que nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde. Hace tiempo que no iba al teatro pero, en épocas pandémicas,

En este mes

No hay un solo camino para aprender

Por Soraya Constante Edición 459 – agosto 2020.Fotografía: Shutterstock Somos muchos los que pensamos lo mismo: nuestros hijos están pasando más tiempo del que deberían

Ana Cristina Franco

Hermosas extrañas

Por Ana Cristina Franco Su nombre era Hayate. Delgada, de ojos oscuros, piel canela y un arete diminuto en su respingada nariz. Tenía veintidós años,

También te puede interesar

Ana Cristina Franco

Error de casting

Por Ana Cristina Franco En mi rico historial de hazañas amorosas, me he permitido conquistar a seres únicos. Hoy quiero recordar a tres. Empecemos por

Columnistas

La izquierda.

Por Salvador Izquierdo. Ilustración Diego Corrales. Edición 451 – diciembre 2019. Cuenta la leyenda que con tres trotskistas ya hay dos tendencias. Una de las

Columnistas

Ese otro Macondo.

Por Mónica Varea. Ilustración: Sol Díaz. Edición 432 – mayo 2018. Vicki me recibe en su apartamento. La envidio. Desde la puerta suspiro maravillada ante

Mónica Varea

¡Chugcha madre!

Por Mónica Varea Hace mucho rato que no cuento las anécdotas de mi papá y la verdad es que son interminables. En la sobremesa familiar

Ana Cristina Franco

Del arte de desnudarse sin sacarse la ropa

Por Ana Cristina Franco   1. Llorar y desnudarse Siempre que digo que soy tímida, porque lo soy de manera casi patológica, aparece alguien que

Columnistas

La mariposa.

Por Milagros Aguirre. Ilustración: ADN Montalvo E. Edición 441 – febrero 2019. No supo cuándo ni cómo pasó, pero se sintió más ligera de equipaje,