Callos o guatita. ¡He allí el dilema!
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Callos o guatita. ¡He allí el dilema!

Gonzalo Dávila Trueba

Las vísceras debieron llegar a la mesa cuando algún caballero francés, maltrecho y agotado pero con la certeza de que su lado ganaría la contienda de Castillón —porque vio la masacre que los cañones primitivos habían causado entre la caballería inglesa donde murió el jefe de las fuerzas inglesas, el Earl de Shrewsbury—, decidió tomar un respiro y atender a su hambre. Así que, cuando un campesino le ofreció unas vísceras, de quién sabe qué animales, el caballero aceptó el platillo y se lo engulló todo. Una vez fortalecido, montó en su caballo y en cólera, y quizá por la ingesta de guaguamama a la frànçaise, se convirtió en el agente eficaz para el triunfo de la corona francesa sobre la inglesa. Y con esa batalla y ese platillo se terminó la guerra de los Cien Años entre las dos coronas.

No tomó prisioneros, pero sí llevó al campesino a cocinar en la corte.

Puedes leer este contenido gratuito iniciando sesión o creando una cuenta por única vez. Por favor, inicia sesión o crea una cuenta para seguir leyendo.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

Recibe contenido exclusivo de Revista Mundo Diners en tu correo