Skip to main content

La belleza sí importa

por Vanessa Carrión

El atractivo físico de los candidatos tiene un efecto positivo importante en su éxito electoral. Dicho efecto es mayor cuando el candidato ocupa posiciones destacadas en la papeleta y en circunscripciones electorales con votantes menos educados. Que los candidatos sean principalmente juzgados por su apariencia física, en lugar de por sus competencias y propuestas, va en contra de una justa participación como sinónimo de democracia.

La belleza sí importa en a política.
Fotografías: Shutterstock.

 

La belleza —en términos generales— está principalmente asociada a la hermosura, a lo que conocemos como atractivo físico. Ser atractivo físicamente tiene varias ventajas que provienen de lo que se conoce como el “efecto halo”. Este se refiere a la extrapolación de la percepción de un rasgo o característica a otros atributos desconocidos.

En el caso de la belleza el efecto halo se refleja en el beneficio que obtienen las personas atractivas pues, a partir de este rasgo positivo, asumimos que son también competentes, confiables, amables y generosas, aun cuando no dispongamos de información suficiente para llegar a dichas conclusiones. La belleza, entonces, puede significar una ventaja en varias áreas para quienes la poseen, y la política no es la excepción.

Has llegado al límite de artículos gratis para este mes.
¡Lee sin límites! HAZTE PREMIUM o Iniciar sesión

Etiquetas:

Imagen de perfil

Acerca de Vanessa Carrión

PhD en Economía, profesora-investigadora de la Universidad de Las Américas. Apasionada por los estudios políticos con enfoque de género.
SUS ARTÍCULOS