Skip to main content

Mundo Diners al día

Qhapaq Ñan, una sala de arte que abre nuevos caminos

por José Luis Barrera

La sala Qhapaq Ñan en la Emabajda del Perú.
Sala Qhapaq Ñan. Foto: Embajada del Perú.

La sala de exposiciones Qhapaq Ñan le debe su nombre al gran camino inca y, como aquel, busca ser un vínculo entre Ecuador y Perú a través del arte y la cultura. Se inauguró en abril de 2024, en la Embajada del Perú de Quito.

La sala

Al subir por los escalones que conducen a la sala Qhapaq Ñan dentro de la Embajada del Perú en Quito, las líneas rojas de la Marca Perú acompañan al visitante. Hace poco, funcionaban como un hilo conductor entre las fotografías de la primera muestra y, hoy, permanecen allí a manera de guías para entrar al mundo del arte.

Al desembocar en la sala de exhibiciones, sin haber sahumerio o cirios, las expresiones de las sahumadoras de la procesión del Señor de los Milagros de Lima lo pintan todo de púrpura. Ni las luces blancas de la sala o los rayos de sol que entran por los ventanales del fondo, evitan que la exposición “El color de la fe” del artista peruano José Gómez impregne de misticismo al lugar.

Esta muestra, inaugurada el 12 de junio, es la segunda que ofrece la sala Qhapaq Ñan en el corazón de la Embajada Peruana. Antes, se montó otra con 39 fotografías del camino del inca; y, en pocos días, a partir del 11 de este mes, se expondrán los trabajos de la artista ecuatoriana Silvia Baker.

Qhapaq Ñan

  • Pese a estar en un recinto diplomático, solo se requiere presentar la cédula de identidad para ingresar.
  • Dirección: República de El Salvador N34-349, junto al Hotel Dann Carlton.
  • Horarios: lunes a viernes de 9:00 a 13:00 y de 15:00 a 18:00.
  • El correo de contacto es: eventosembajadaperu@gmail.com.
  • En Instagram: @embajadadelperuenecuador.

Tejer vínculos

Jorge Contreras, jefe de la Sección Cultural de la Embajada, explica que el proyecto está pensado para estudiantes, nuevos artistas y gente de la comunidad cercana. Asegura también que el interés de los quiteños en eventos culturales es cada vez mayor, por eso, se ofrece este nuevo espacio.

Cuando se inauguró la sala -dice el diplomático- presentamos una serie de fotografías sobre el Qhapaq Ñan, el gran camino inca; la exposición llevaba ese título, pero considerando que aquel es uno de los vínculos que existen entre nuestros países, nos pareció que debíamos mantener el nombre”.

Pero no es la única razón: en 2024 se cumplen diez años desde que los países por los que pasa el camino -Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Argentina y Chile- decidieron unirse para solicitar a la UNESCO su inclusión como Patrimonio de la Humanidad.

La iniciativa de crear la sala provino del embajador José Zeballos, con el fin de recuperar los espacios disponibles en el edificio, ofreciendo, aparte de las exhibiciones de artes plásticas, ciclos de cine, festivales de danza y hasta cursos de coctelería.

Finalmente, la idea es que la gente, los vecinos del sector y de Quito, se apropien del sitio y lo sientan tan suyo como otros espacios con gran tradición dentro de la ciudad.

“El color de la fe”

José Gómez es un artista peruano (Lima,1970). En agosto de 2023 estuvo en la Casa de las Artes de la Ronda en una exposición pictórica binacional con motivo de los 25 años del Tratado de Paz entre Ecuador y Perú. Ha participado en bienales y ferias de arte en California, Tijuana, Nueva York y Lima, recibiendo además múltiples premios.

La muestra que se exhibirá hasta este viernes 5 de julio sorprende desde el inicio porque, aunque su nombre sugiere un tema religioso, en realidad contiene una serie de pinturas donde lo sagrado y lo profano se sincretizan, mostrando a la gente y su contacto con Dios no en las iglesias, sino en el quehacer diario entre el ruido de las calles.

El artista siempre se interesó por la cotidianeidad, pero en “El color de la fe” lo hace a través de una de las manifestaciones religiosas más importantes del Perú, como es la procesión de octubre del Señor de los Milagros en Lima.

"El color de la fe" en la sala Qhapaq Ñan es una muestra que se enfoca no solo en la procesión del Señor de los Milagros, sino en todo el universo de colores a su alrededor.
"El color de la fe" no se enfoca solo en la procesión del Señor de los Milagros, sino en todo el universo de colores a su alrededor. Foto: José Luis Barrera.

Gómez mezcla y juega con los claroscuros del sahumerio quemándose, la ropa de los caminantes, la piel y hasta los contrastes que hay en un supermercado del centro o una parroquia muy poblada de la capital peruana. Se ven muñecas de tela apiladas ocultando trasuntos de pinturas barrocas españolas y una que otra estación de autobús donde el suelo está humedecido por el sudor de los trabajadores.

No importa la técnica -óleo en lienzo o mixta sobre cartón- el observador no puede evitar sentirse transportado a esa Lima entre mística y coloquial a través de las expresiones de las sahumadoras o de cirios que parecen incendiar la pared de la que cuelga el cuadro.

Al salir, queda confirmado lo que anunció el texto con el que arranca la exhibición y que cita a Juan Pablo II: “en la creación artística es cuando el humano se revela a imagen de Dios”.

Etiquetas:

Imagen de perfil

Acerca de José Luis Barrera

Periodista por formación, cuenta cuentos por vocación. Como todo cronista de Indias (millennial en este caso), sus relatos son el resultado de viajes a través de la geografía, pero también a través de los libros.
SUS ARTÍCULOS