Skip to main content

Lo que nunca hubiéramos querido ver

por María Fernanda Ampuero

Exhibición Lo oculto.
Edvard Munch, “Atardecer”, 1888. Fotografías Cortesía de Thyssen-Bornemisza.

Con piezas de sus colecciones, el Museo Thyssen-Bornemisza, de Madrid, montó la exhibición Lo oculto. Son pinturas de grandes maestros, con detalles extraños, demoníacos, espiritistas, misteriosos que despiertan el miedo a lo otro.

“Los destinos humanos son como los planetas. Como una estrella que aparece en la oscuridad y se encuentra con otra estrella: reluce un instante para luego volver a desvanecerse en la oscuridad, así se encuentran un hombre y una mujer, se deslizan el uno hacia el otro, brillan en un amor, llamean y desaparecen cada uno por su lado. Solo unos pocos se encuentran en una gran llamarada en la que ambos pueden unirse plenamente”, dice Edvard Munch, uno de los convocados a esta exposición.

Dos cuadros destacan en la promoción de Lo oculto del Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid. El primero es “La piedad” de José de Ribera, un Cristo después de la crucifixión que guarda un secreto que pone la piel de gallina. De hecho, una vez que lo ves no puedes dejar de verlo, tanto en la pintura como en tu cabeza.

Has llegado al límite de artículos gratis para este mes.
¡Lee sin límites! HAZTE PREMIUM o Iniciar sesión

Etiquetas:

Imagen de perfil

Acerca de María Fernanda Ampuero

(Guayaquil, 1976). Escritora y periodista. Su último libro es Sacrificios Humanos (Páginas de Espuma, 2021).
SUS ARTÍCULOS