Skip to main content

Mundo Diners al día

Olga Fisch: alfombras, Nueva York y un Colón-Camal

por Gabriel Flores Flores

Olga Fisch
La exposición 'Habitar el Ecuador' estará abierta en la Galería N24 hasta el 14 de junio.

Olga Fisch es una de las figuras del arte moderno del país. Sin embargo, las nuevas generaciones conocen muy poco su trabajo y legado. Para cambiar esta realidad, se creó un proyecto que incluye la exposición ‘Habitar el Ecuador’, abierta hasta el 14 de junio en la Galería N24. 

'Habitar el Ecuador' 

Primera anomalía: la alfombra no está en el piso sino en la pared. Es de lana de oveja tinturada a mano y tejida con doble nudo persa. Fue diseñada en 1952 por Olga Fisch (Budapest, 1901- Quito, 1990). Aquí no funciona como objeto decorativo sino como carta de presentación para todo aquel que cruza la puerta de la Galería N24, con la intención de recorrer la exposición ‘Habitar el Ecuador’. 

Segunda anomalía: es la primera vez que las obras que se exhiben en la Galería N24 no están a la venta. La mayoría de piezas son parte del Fondo Documental Olga Fisch y fueron seleccionadas por Giada Lusardi, curadora de la muestra, con un único objetivo, que el público explore la faceta creativa más extensa de Fisch en el Ecuador: el diseño y producción de alfombras.  

La alfombra ‘Salasaca’ de la entrada y la ‘Shipibo’, que está a unos pasos, son las dos que se exhiben en 'Habitar el Ecuador'. La 'Shipibo' es de 1979, fue confeccionada con lana de ovejas ecuatorianas y anudada a mano. El resto son bocetos, fotografías y recortes de revistas. Este material da cuenta de los tres mundos creativos que atraviesan el trabajo de Fisch: las artes populares, la naturaleza y los motivos ancestrales. 

“El primero reúne los patrones encontrados en trajes y elementos propios de las fiestas populares, vestimentas tradicionales y objetos cotidianos”, cuenta Lusardi. “El segundo expresa su herencia europea y su fascinación por la biodiversidad del país y en el tercero reinterpreta elementos de las culturas antiguas de Europa y del Ecuador”. 

En la exposición también hay un catálogo digital de alfombras, más de sesenta, y una pequeña joya audiovisual. Un video de 9 minutos grabado por Rolf Blomberg y digitalizado en la Cinemateca Nacional del Ecuador, en el que aparecen, entre otros, la artista Araceli Gilbert probándose joyas diseñadas por Fisch. 

Para Lusardi, el descubrimiento de este video, un obsequio que Blomberg le hizo a Fisch es importante, porque da cuenta de la “diseñadora integral” en la que se convirtió Fisch. “Olga creaba motivos y los aplicaba a muchas cosas: cortinas, alfombras, tapices, joyas, biombos. Fue una mujer ‘multitasking’ y carismática. Por eso es difícil hablar de su producción artística sin relacionarla con su vida y sus viajes”.

Entre esas travesías está la que hizo por el norte de África, donde aprendió el doble nudo persa, el mismo de la alfombra ‘Salasaca’. “Cuando Olga llegó a Ecuador fue a Guano y enseñó esta técnica a la gente que se dedicaba a hacer alfombras. Luego trabajó con ellos en sus propios diseños”, cuenta Margara Anhalzer, directora del Proyecto Olga Fisch. 

Proyecto Olga Fisch 

La exposición ‘Habitar el Ecuador’ es parte del Proyecto Olga Fisch. Hasta hace dos años el Fondo Documental de esta artista -custodiado por Anhalzer- estaba en cajas guardadas en El Galpón, casa ubicada detrás de Folklore, (la tienda de venta de artesanías que Fisch abrió en la avenida Colón, en la década de los 50).

En 2022, Lusardi y las demás integrantes del proyecto comenzaron a abrir esas cajas y a investigar sobre el trabajo de Fisch, una de las figuras del arte moderno en Ecuador. “Estoy descubriendo un montón sobre Olga, a través del trabajo de otras mujeres y eso es lindísimo”, cuenta Anhalzer. “No sabía la cantidad de exposiciones que tuvo en Estados Unidos, Una de ellas fue ‘A Feast of Color’, la muestra itinerante de su colección de trajes de danzantes auspiciada por el Instituto Smithsoniano”.

Como parte de este proyecto, también se tiene previstos la publicación de un libro y el montaje de una exposición, para noviembre de 2025, en el Centro Cultural Metropolitano. Lusardi añade que el trabajo de investigación durará dos años y medio e incluye la digitalización de todo el Fondo Documental de Fisch.

Entre los documentos encontrados, y que se exhiben en la muestra, está el recorte de la revista ‘House & Garden’ en el que se observa una alfombra Caverna en la sala de la familia Day en Seattle, Estados Unidos. Fisch diseñó los motivos Caverna y Cuernos basándose en el estudio de las pinturas rupestres de las cuevas de Lascaux. Cerca de esta imagen aparece Fisch sobre una de las tres alfombras Carchi, creadas especialmente para la sede de las Naciones Unidas, en Nueva York. 

Su trayectoria

  • Olga Fisch nació en Budapest, en 1901 y falleció en Quito, en 1990.
  • Es uno de los personajes más relevantes en la escena cultural ecuatoriana, por su trabajo como artista, diseñadora, coleccionista, empresaria y por su aporte a la dinamización de los debates sobre las artes populares entre los años cuarenta y ochenta del siglo XX.
  • En 1942 inauguró el almacén Folklore en la calle Tarqui, en Quito. En 1952 se mudó a la avenida Cristóbal Colón, donde la empresa sigue funcionando hasta hoy.
  • En la década del sesenta fundó el Instituto Ecuatoriano de Folklore en Quito, junto con otros artistas e investigadores.
  • Fue cofundadora del Centro Interamericano de Artesanías y Artes Populares (CIDAP) en la ciudad de Cuenca.
Habitar
Pepe Avilés, Margara Anhalzer y Giada Lusardi, parte del Proyecto Olga Fisch. Foto: Soheila Rivas.

Margara y la memoria de Olga

“Olga fue una gran fuerza formativa en la vida de la familia. Una gran amiga y compañera y la persona que me impulsó a estudiar arte”. Así recuerda Margara Anhalzer a la mujer que cuidó de su papá cuando quedó huérfano. “Ella no tuvo hijos y se hizo cargo de él y luego también de nosotros”. Esto revive en su memoria la habilidad que Olga tenía para contar historias y para hacerse amiga de las personas.

Para Anhalzer, los fines de semana de su infancia son sinónimo de viajes y fiestas populares. Muchas veces, Fisch era la prioste de aquellas celebraciones, por la relación tan cercana que tenía con los artesanos. “Parte de su legado fue dejarnos un profundo amor por el país. Ella veía belleza en todo, aunque otros lo miraran feísimo. Incluso en el bus Colón-Camal que bajaba a toda velocidad por la avenida Colón”. 

A esa capacidad de ver belleza en todas partes de la que habla Anhalzer, se suma el ojo agudo y entrenado que destaca Lusardi. Todo gracias a sus estudios de cerámica en Viena y de dibujo y pintura en la Kunstakademie de Düsseldorf; a las influencias del expresionismo alemán; a la Bauhaus, a las artes y tradiciones populares, y a sus viajes. “Olga Fisch no era una artista de sentarse a dibujar en su taller. Ella salía al mundo y capturaba su esencia”. 

Imagen de perfil

Acerca de Gabriel Flores Flores

Periodista. Máster en Literatura Hispanoamericana y Ecuatoriana y Licenciado en Comunicación Social. Pasé por las redacciones del HOY y El Comercio. También fui librero. Desde hace más de una década escribo sobre literatura, teatro, cine, arte, series de televisión, gastronomía y coyuntura cultural.
SUS ARTÍCULOS