Apocalipse Now
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Apocalipse Now

Por Huilo Ruales.

Ilustración: Miguel Andrade.

A partir del terremoto, la gente perdió la cabeza. Apiñada y de rodillas imploraba perdón con las manos al cielo o a cuatro patas; abrién­dose paso por la densa polvareda, buscaba hi­jos, madres, amores y hasta muebles y artefactos propios o ajenos. Los señores decentes que no habían optado por el éxodo andaban patisu­cios, barbados y hambrientos, como jamás. Las mujeres habituadas al carmín y las bambalinas parecían fugitivas de los manicomios con sus ro­pas andrajosas y pelos revueltos y terrosos. So­lamente los niños, en medio de los escombros, encontraron inusitados juegos bélicos y terrores nunca experimentados.

Puedes leer este contenido gratuito iniciando sesión o creando una cuenta por única vez. Por favor, inicia sesión o crea una cuenta para seguir leyendo.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

Recibe contenido exclusivo de Revista Mundo Diners en tu correo