Skip to main content

Ahsoka (Otra aventura entre Disney y Star Wars)

por Juan Fernando Andrade

Desde que fue comprado por Disney, del universo Star Wars se han desprendido series, películas y productos que tienen más o menos contentos a los fanáticos. Sin embargo, de vez en cuando, hay algo que se destaca. Este año fue Ahsoka, en pocas palabras: una serie de acción.

seria Ahsoka 1

Se ve al sello de Disney cada vez con más frecuencia. Más pronto que tarde y sin que nos demos cuenta, Disney comprará las casas en las que vivimos, los supermercados donde hacemos las compras y hasta los hospitales donde atienden nuestras enfermedades (¿se imaginan a un equipo de médicos practicando una reparación de aneurisma cerebral, todos con orejas de Mickey Mouse?). Será, al final, el mundo mágico que nos prometieron. Caben, entonces, dos preguntas: ¿entraremos todos en ese mundo mágico?, ¿seremos felices?

La colonización, que empezó años atrás con la venta de ropa y juguetes, encontró su momento de mayor alcance en las plataformas de streaming. Star Wars, por ejemplo, tiene su propia categoría dentro de Disney+, y son tantos los derivados de la mitología que, como suele pasar, el arte será más largo que la vida misma. Una persona que, con abnegación y disciplina, se proponga consumir todos los contenidos de Star Wars ahora disponibles en Disney+ tendrá que renunciar a cualquier otra actividad: adiós amor, adiós matrimonio, adiós familia; lo siento pero estoy viendo Star Wars.

Disney partió en la mitad lo que hasta hace pocos años era un ejército de frente unido, un mismo cuerpo, una misma bandera. Por un lado quedaron, digamos, los puristas, los que han visto las películas “originales” (estrenadas entre 1977 y 1983) un millón de veces y las verán un billón de veces más. Un poco radicales, si me lo preguntan, pero coherentes con una forma de pensar y actuar a la que a veces dan ganas de afiliarse y adherirse. Al otro lado quedaron los insaciables, los que verán cualquier cosa que tenga la marca Star Wars, cumpliendo más con la obligación comercial que con la conexión espiritual.

Entre los dos extremos de la fanaticada, queda un grupo que me cae mejor y que al último reirá también mejor. Son quienes NO viven pendientes de los estrenos o de la novelería, su método es otro: se juntan con quienes ven todo, con quienes lo saben todo, y preguntan: ¿debo verla?, ¿me va a gustar? Si la fuerza te acompaña, y esta suerte de oráculo/dealer te conoce bien y guarda por ti cierto aprecio y hasta un poco de cariño, serás tratado con honestidad y terminarás viendo solo aquello que entre la infinidad de la galaxia escogió quedarse contigo.

Hay, claro, triunfos que se viven y se festejan por igual de lado y lado. El mandaloriano, estrenada en 2019 y basada en personajes de la saga original, fue un fenómeno apasionado en el que no hubo enfrentamientos entre ideologías antiguas y contemporáneas, sino más bien un concierto de placer y la esperanza de que Disney+ siga aprovechando lo mejor de Star Wars, eso que nos hace reconocernos como criaturas extrañas, cada una venida de un mundo distinto, y aun así nos convence de seguir tratando de vivir uno al lado del otro.

Obi-Wan Kenobi, otra serie de Disney+ basada en la mitología original de Star Wars, reunió nuevamente a la tribu en un momento de felicidad. Salió en 2022 y fue tanto el éxito que, aun viéndolo todo de lejos, fue como estar en una de esas fiestas familiares a las que no falta nadie, están todas las tías y todos los primos y los niños corren y se raspan las rodillas y lloran y vuelven a correr. Por unas cuantas horas, la legión rebelde estuvo unida y en firme, como corresponde, pero luego Disney+ continuó despachando productos separatistas que nos dividen otra vez en sectas.

El silencio y los rumores que siguen a los estrenos intrascendentes son ya mucho decir. En ese momento uno baja la cabeza y sigue su camino, tal cual, como si no hubiese visto ni oído nada. Hasta que, digamos, se presenta frente a nosotros una de esas apariciones que no se pueden evadir, uno de esos cuerpos celestes que debemos atravesar hasta para saber qué clase de persona seremos cuando salgamos por el otro lado. Hay aventuras que fueron diseñadas para nosotros, y huir de ellas sería tan grave y cobarde como huir de nuestro propio destino.

La nueva serie de Disney+, parte del universo Star Wars, se llama Ahsoka. La protagonista, Ahsoka Tano, es una maestra Jedi que debe perseguir y desmantelar un plan que amenaza a la galaxia. No suena esto como nada nuevo, pero es precisamente el prodigio de sencillez y la claridad de argumento el que emociona al hincha de corazón. Vamos a lo que venimos: un poco de sabiduría milenaria, un poco de empatía, un poco de política imperial, un poco de humor, y muchos sables láser prendidos en muchas batallas distintas.

George Lucas, creador de Star Wars, define su creación de la siguiente manera: “… Hay dos tipos de gente en el mundo, la gente compasiva y la gente egoísta. La gente egoísta vive en el lado oscuro, la gente compasiva vive en el lado luminoso. Si vas al lado luminoso, serás feliz, porque la compasión, ayudar a otra gente, dejar de pensar en ti mismo, pensar en los demás, eso te da alegría. En cambio, si eres egoísta, si persigues siempre tus placeres, si estás siempre comprando cosas, vivirás siempre infeliz, vas a tener un instante de placer, pero se va muy rápido y te quedas atascado donde estabas antes, aún peor, cuando compres todo lo que quieras, serás miserable, porque al final de ese camino no encontrarás nada. Pero si eres compasivo, y llegas al final del camino, habrás ayudado a muchísima gente”.

Ahsoka lleva en hombros y a mucho pecho la carga filosófica a la que Lucas se refiere pero tiene, además, el componente de cine de acción a tope. Y esto, seamos sinceros, se hace extrañar. Ya eran muchos los discursos que separaban una batalla de otra, mucha la retórica en el lugar del espectáculo y la pirotecnia, demasiadas reflexiones que pretendían reemplazar a la aventura. Acá no, Ahsoka Tano es una heroína de acción, viene armada y dispuesta a cortar cabezas.

Etiquetas:

Autor

Acerca de Juan Fernando Andrade

'@pescadoandrade | Escritor y periodista. Editor adjunto en Mundo Diners. Sus libros están disponibles en formato impreso y digital en www.dinediciones.com. Sus textos cortos pueden leerse en su blog personal: www.culturab.blogspot.com 
SUS ARTÍCULOS