Skip to main content

Adoptar o parir desde el corazón

por Fátima Cárdenas López

Adoptar es echar abajo mitos como “no es tuyo” o “no lleva tu sangre”. Es cruzar los dedos y rogar que el sistema no se entrampe. Es educar a tu familia para que tu hijo sea su nieto, su sobrino o su hermano. Así, de lleno, sin peros. Es dejarte elegir, mientras compras un pijama de la Capitana Marvel o un balón de fútbol.

Adoptar

Cuando te embarazas, el pelo, los ojos, el lunar de la pierna, la comisura de los labios de tu hijo o hija son el resultado de la ruleta de la genética. Cuando adoptas es igual, lo debes dejar al azar. No es como ir a un supermercado de bebés. Pares con el corazón un amor que no da de lactar, pero que protege a tu hijo y te permite llevarlo de la mano por la vida. Así comprende Daniela Chacón su maternidad.

Después de largos procesos fallidos de fertilidad asistida y bordeando los cuarenta años optó por ser madre adoptiva. Y es que, para ella, ese camino nunca fue un premio de consuelo. Era una alternativa tan real como un vientre abultándose durante nueve meses.

Has llegado al límite de artículos gratis para este mes.
¡Lee sin límites! HAZTE PREMIUM o Iniciar sesión

Etiquetas:

Imagen de perfil

Acerca de Fátima Cárdenas López

Periodista y Comunicadora guayaquileña. Apasionada por las historias bien contadas. Fue coordinadora editorial de SOHO Ecuador y hoy tiene en sus manos curar y editar de los artículos de Mundo Diners.
SUS ARTÍCULOS