A imagen y semejanza.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

A imagen y semejanza.

Por Rafael Lugo.

Ilustración: Tito Martínez.

Edición 449 – octubre 2019.

Firma-Lugo

Aunque parezca, a primera vista, que voy a usar este espacio para denigrar algunas ideas, en realidad quiero denigrar a algunas personas.

Mentira, las personas tienen derechos, las ideas no. Las primeras están protegidas por normas y las segundas se deben, por obligación, revisar, criticar, caricaturizar y mejorar. Pero siempre es mejor saber quiénes somos, antes de defender o atacar cualquier idea.

Lo que realmente deseo es entender por qué comprendemos ciertas cosas de una manera determinada cuando hay gente (a veces más inteligente que uno) que las ve tan distinto. Por qué si, por ejemplo, el Dios de los católicos es uno igual para todos quienes creen en Él, y su definición está muy clara, resulta que es una idea que se aplica y profesa dependiendo del creyente de turno.

Pese a que entre los dogmas de esa creencia está que Dios nos hizo a su imagen y semejanza, la evidencia demuestra que la cosa es directamente inversa. El que cree tiene su propia versión de su deidad: un dios a SU imagen y semejanza.

Además de los millones de ejemplos pequeños que podemos ver a diario en cuanto a cómo la gente utiliza a su Dios para apuntalar sus acciones y pensamientos, quiero traer a ustedes dos ejemplos grandotes que abrazan a dos países católicos completos.

Irlanda, la República de Irlanda, que no es la del norte, sino la del sur. Y la República del Ecuador, que es del norte y del sur porque estamos atravesados por nuestro propio nombre.

Estos dos países tienes cosas en común: tienen una mayoría de habitantes católicos, y con el cachete colorado como pastor de cuyes.

En 2012 el 92 % de los ciudadanos irlandeses se declararon cristianos y de estos el 88% dijeron ser católicos. Este dato se obtuvo en el Eurobarómetro de 2012.

También en el año 2012 los ecuatorianos (luego de brindarles un juguito) respondimos a los enviados por el Instituto Ecuatoriano de Estadística y Censos (INEC), que el 80,40 % de nosotros era católico.

Es de esperarse entonces que las enormes mayorías de estas dos naciones, tan lejanas geográficamente, pero tan unidas por la Biblia (que es la única y verdadera, sin importar el idioma en que esté traducida), tengan idénticos criterios con relación a lo que está bien y lo que está mal a los ojos de Dios en lo relativo a todo, y en especial en lo referente al asunto sexual.

Hace poco la Corte Constitucional del Ecuador aprobó el matrimonio entre personas del mismo sexo, y un grupo enorme de creyentes de esta fe saltó como si hubieran pisado caca descalzos y nos anunciaron que próximamente recibiremos un castigo igualito al de las ciudades de Gomorra y Sodoma. Hay tantos de estos que hasta algunos políticos (los peores entre los malos), que antes no hablaban tanto de diosito, ahora dan misa y se han abalanzado en pos de esos votos como si fueran dólares. Según estos creyentes, la familia solo puede ser aquella creada por Dios en el Génesis, y cualquier otra cosa es asunto del diablo y su culebra.

Pero en mayo de 2015 la República de Irlanda, con todo y su 88% de católicos votó mayoritariamente a favor del matrimonio entre personas sin distinción de su sexo, en un referendo nacional.

Lo encuentro muy interesante, pues la idea de Dios y sus mandatos es un absoluto que no es otra cosa que la suma de millones de relatividades. Esto nos pasa con cualquier entelequia o con cualquier ideal, pasando por la democracia, el matrimonio o la libertad. Pero creo que este hecho, en lugar de dividirnos más, nos puede ayudar a entendernos mejor, pues al final hay toda una historia atrás de cada ser humano y sus creencias.

Y antes de pensar que lo que creemos es la única verdad, bien nos haría saber quién mismo somos y por qué creemos en lo que creemos.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Más artículos de la edición actual

En este mes

Doce metros para vivir bien

Casa Parásito es un proyecto de tres jóvenes arquitectos que ya ha sido reconocido internacionalmente y demuestra que para alcanzar la comodidad no hacen falta

Arqueología

Lecciones para buscar tesoros

Por Soraya Constante Fotografía: Shutterstock Edición 457 –  junio 2020 Para encontrar, dicen, hay que buscar. Pero lo cierto es que no todo el que

Arte

Un encuentro íntimo con MIGUEL VAREA

Fotografía: cortesía de obra Miguel Varea Edición 457 – Junio 2020. Su vida estuvo dedicada a dibujar, a pintar, a grabar. Y a pensar. A

BOCATA Link

Juegos online

Nunca antes, como en este 2020, se dispararon las descargas de aplicaciones. Gracias a ellas, se alivió el confinamiento y algunas se quedaron en casa.

En este mes

También esto pasará

Por Federico Bianchini Fotografías: Shutterstock Edición 457 – junio 2020. Desde Argentina, donde la pandemia aún no explota, nos llega un texto que revela el

También te puede interesar

Columnistas

Sinfonía El Anegado Opus 14.

Por Gonzalo Dávila Trueba. Ilustración Camilo Pazmiño. PARA SARTÉN, ESPUMADERA,MOLINO DE CARNE Y CERDO SIN GRASA. El arte de cocinar se asemeja a la música

Mónica Varea

Domingo, fiesta de guardar

Por Mónica Varea El día domingo es, sin lugar a dudas, mi día de descanso, mi día franco, aquel en el que puedo despertarme sin

Anamaría Correa Crespo

Posteo, luego existo.

Por Anamaría Correa Crespo. @anamacorrea75 Ilustración María José Mesías. Edición 428 – enero 2018. Selfis publicados con intensidad, videos sin objeto que repiten gestos, fotos

Columnistas

Naturaleza humana.

Por María Fernanda Ampuero. Ilustración: Maggiorini. Edición 437 – octubre 2018. Su berrido suena como de oveja, aunque más agudo y más desesperado que el

Columnistas

Mujeres, de Bukowski, o el instinto de escribir.

Por Gonzalo Maldonado Albán. “Los instintos de un bastardo son incon­trovertibles”, dijo Ezra Pound. Se explicaba, de esa manera, que alguien como Ernest He­mingway, un

Ana Cristina Franco

Sobremesa.

Por Ana Cristina Franco. Ilustración Luis Eduardo Toapanta. Las manos de mi madre llegan al patio desde temprano, todo se vuelve fiesta cuando ellas juegan