Skip to main content

La gripe, una amenaza para la salud pública

por Redacción Mundo Diners

Link001a

Hay enormes avances científicos en vacunas para la prevención de diversas enfermedades, pero aún “los logros alcanzados son frágiles”, señala la Organización Mundial de la Salud (OMS).
shutterstock 671317153 scaled e1588278573539

Más de una veintena de enfermedades son prevenibles con vacunación, entre ellas, la difteria, la hepatitis B, el sarampión, la parotiditis, el virus del papiloma humano, la tosferina, la neumonía, la poliomielitis, la rubéola y el tétanos. No obstante, la influenza o gripe sigue siendo un desafío en laboratorios de investigación y desarrollo.

“Cada año se registran en el mundo cerca de mil millones de casos, de los cuales entre tres y cinco millones son graves, y entre 290 mil y 650 mil personas fallecen por causas respiratorias relacionadas con la gripe”, advirtió la OMS al presentar la Estrategia Mundial contra la Gripe 2019-2030.

[rml_read_more]

La influenza, enfermedad viral de alto contagio, ataca el sistema respiratorio. Aunque por lo general desaparece por sí sola, también puede ser mortal. Si bien la inmunización antigripal es una herramienta para el control de epidemias, los virus de la influenza mutan o cambian constantemente, por ello no se ha logrado una solución vacunal definitiva contra la totalidad de cepas conocidas.

La fabricación de una vacuna implica un largo proceso. La OMS describe pasos que van desde la identificación del virus, la obtención y verificación de la cepa (virus) vacunal y la preparación de reactivos hasta la producción del antígeno (ingrediente activo de la vacuna), pruebas de esterilidad, de confirmación de la concentración de proteínas y de bioseguridad mediante pruebas en animales, más ensayos clínicos.

Las últimas emergencias sanitarias internacionales han sido declaradas debido a la gripe H1N1 (2009), el ébola (2014 en África Occidental y 2019 en la República Democrática del Congo), la polio (2014) y el virus del Zika (2016).

En enero de 2020 fue el turno de la enfermedad por coronavirus (covid-19) notificado por primera vez en la ciudad china de Wuhan el 31 de diciembre de 2019. Hasta un año y medio se estima el tiempo que podría tomar la disponibilidad y distribución de una probable vacuna.

Definición de la OMS

“Se entiende por vacuna cualquier preparación destinada a generar inmunidad contra una enfermedad estimulando la producción de anticuerpos. Puede tratarse, por ejemplo, de una suspensión de microorganismos muertos o atenuados, o de productos o derivados de microorganismos. El método más habitual para administrar las vacunas es la inyección, aunque algunas se administran con un vaporizador nasal u oral”.

shutterstock 242820250

La humanidad ha sido testigo de terribles pandemias como la gripe española (1918-1920), la influenza asiática (1957-1958) y la gripe H1N1, llamada también gripe porcina (2009).

¿Sabía que?

VIRUELA. En 1796 el médico inglés Edward Jenner fue pionero en la inmunización al descubrir que inoculando pústulas variólicas de una vaca en el ser humano este desarrollaba anticuerpos de protección contra el virus. Fue la primera vacuna del mundo y la primera enfermedad que se combatió a nivel mundial. En mayo de 1980 se declaró oficialmente su erradicación.

RABIA. El químico francés Louis Pasteur, padre de la microbiología, descubrió la vacuna antirrábica en 1885. La meta de la OMS es declarar en 2030 “ninguna muerte humana por rabia”.

TUBERCULOSIS. Una vacuna de amplia aplicación es la derivada del bacilo Calmette-Guerin (BCG), que se desarrolló en los años veinte del siglo anterior. Sin embargo, su eficacia es parcial y el mayor nivel de mortalidad se presenta en adultos. En casos del Virus de Inmunodeficiencia Humana hay alta probabilidad de contraer tuberculosis.

POLIOMIELITIS. La erradicación total está en un 99 %. La investigación para lograr una vacuna arrancó en la década de 1930 y entre 1940 y 1950 hubo resultados satisfactorios. Hay dos tipos de vacunas antipoliomielíticas: OPV por vía oral, que se aplica en la gran mayoría de países, y la IPV con virus inactivado.

MENINGITIS A. La “vacuna revolucionaria” MenAfriVac fue desarrollada hace diez años por la OMS y el Programa de Tecnología Sanitaria Apropiada y la primera aprobada para permanecer sin refrigeración hasta cuatro días y a temperaturas de hasta 40 °C, una circunstancia que aseguró su viabilidad y mayor acceso en poblaciones de países africanos.

Fotografías: Shutterstock
Edición 456-Mayo 2020

Etiquetas: